thumbnail Hola,

El luso, que se desinfló en la segunda mitad del año respecto a Messi, fue mucho más determinante para su equipo y selección el curso pasado que los otros dos candidatos

Se acabó el sempiterno debate sobre quién sería el Balón de Oro en este 2012. Este lunes se celebró la esperada gala, con Leo Messi como el ganador electo del popular galardón. Aún quedan algunos días por tanto para que se extinga el debate sobre quién fue el mejor jugador del año 2012. Y es que, como suele suceder en este tipo de galardones globales tan populares, no siempre todo el mundo está de acuerdo con la decisión final. Como por cierto, es el caso.

Y es que, a la hora de valorar los méritos de unos y otros en este año 2012, en esta temporada pasada 2011-12, Cristiano Ronaldo era a todas luces el más destacado de los tres futbolistas. Aun sin tener tanto fútbol como Messi o Iniesta, sin ser tan plástico ni estiloso, incluso sin ser el mejor futbolista del mundo en la actualidad. Pero sí fue el más determinante de esa terna tanto con su equipo como con su selección.

Recordemos que, con el Real Madrid, Cristiano fue campeón de la Liga española más difícil de todos los tiempos, donde se batieron los récords de puntos y goles, y campeón de la Supercopa ante el todopoderoso Barcelona de los propios Messi e Iniesta. Además, fue semifinalista de la Eurocopa con Portugal, una selección ni mucho menos puntera, tras sobrevivir a un grupo con Holanda y Alemania. Y también fue semifinalista de la Champions League con el Real Madrid, apeado en ambas competiciones sólo en la tanda de penalties.

Y en el capítulo individual, sus estadísticas son indiscutibles. Marcó 60 goles en partido oficial con el Real Madrid sólo en la temporada pasada, batiendo de nuevo en Liga (46) el que era el récord histórico hasta el momento, también en su poder (40). Entró en la historia de la Liga como el único jugador de todos los tiempos que logró marcar a todos y cada uno de los equipos de Primera en un solo campeonato. Participó del trío que entró en la historia como el más goleador del fútbol español, junto a Benzema e Higuaín, superando la marca de Etoo-Henry-Messi.

Además, al contrario de lo que le había sucedido en otros años en el Real Madrid donde cantidad de goles no iba acompañado necesariamente de calidad de los mismos, este curso destacó además por la importancia y relevancia de sus tantos y de sus actuaciones. Puede no haber sido el Pichichi ni la Bota de Oro como en 2011, pero aun así fue todavía más relevante en este pasado curso. En la Eurocopa marcó dos goles en el partido decisivo para clasificarse ante Holanda, y el de la victoria en cuartos de final. Luego en Champions League marcó en feudos como el del Lyon, en Moscú en los octavos de final, o un doblete ante el Bayern en las semifinales. Y ya en Liga ha marcado a todos los equipos de Primera, siendo memorables aquellos goles de espuela ante el Málaga, el de tacón ante el Rayo Vallecano, el hat-trick ante el Atlético en el Calderón o el hat-trick ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán después de perder el Clásico.

Y cómo no, el del Camp Nou, el que dio la victoria al Real Madrid (1-2), y media Liga a los blancos, no siendo siquiera el único gol importante que ha marcado al Barcelona en duelo directo en este último curso. De hecho, con aquel y los consecutivos, Ronaldo ha batido el récord de partidos seguidos marcando en un Clásico: siete goles en seis partidos, en los de la Supercopa 2012, pero también en Liga este curso, o en Copa del Rey.

Sin embargo, parece que nada de esto fue determinante para los miembros del amplio jurado encargado de las votaciones. Pesó más el talento de Messi, hoy en día el mejor jugador del mundo. Y es cierto que en esta segunda mitad del año 2012, el argentino le sacó varios cuerpos de distancia al luso en la carrera particular, alcanzando los 92 goles en un año natural y batiendo el récord de Muller. Sin embargo, una Copa del Rey (además del Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa) es poco bagaje como para ser reconocido como el mejor futbolista del año. Mucho menos bagaje incluso que el palmarés de Andrés Iniesta en este mismo tiempo, idéntico sumándole además una Eurocopa con la selección española.

No importó. La clase, la empatía y el alcance mediático de Messi se sobrepuso a todos estos ‘obstáculos’. Claro, que quizás a partir de ahora, para el resto de ediciones del Balón de Oro, no se debería valorizar los méritos contraídos durante el año, sentado este precedente. Simplemente los gustos de los miembros del jurado, o el talento, sin mirar los éxitos de la temporada. Pues es que, en la combinación de los logros individuales y colectivos, nadie había ameritado tanto este galardón como Cristiano Ronaldo. Y aun así, no fue reconocido como tal.

Comienza así el debate sobre el Balón de Oro 2013…

Artículos relacionados