thumbnail Hola,

El cuadro de Pepe Mel es, tras el todopoderoso Barcelona de Vilanova, el equipo con más victorias fuera de casa, un dato que se sustenta en una efectividad en el ataque descomunal

A nadie se le escapa la tremenda temporada que está realizando el Real Betis cuando alcanzamos ya la jornada 18 del campeonato. El equipo de Pepe Mel, tras la importante victoria de ayer en La Romareda (1-2) se acostó 5º, empatado a puntos con el Málaga (4º) y a tan solo dos puntos del Real Madrid (3º) con 31 puntos.

Pese a tener un equipo plagado de 'parches', con jugadores que llegaron cedidos o a coste cero, y con una fuerte apuesta por la cantera (Adrián, Alex Martínez, Pozuelo, Vadillo, Cañas o Beñat así lo refrendan) debido a una situación económica muy sensible, hacen de esta temporada un completo éxito para todos dentro del club. Los 31 puntos cosechados esta temporada, fueron conseguidos a falta de seis jornadas para que terminara el campeonato, y, sin embargo, ahora los ha sumado cuando ni siquiera ha terminado la primera vuelta.

Pero este buen año del Real Betis tiene su por qué. Asemejándose al Levante de la temporada pasada, este Betis posee una efectividad demoledora, con un contra-ataque muy vertical que, si bien se suceden en muy pocas ocasiones, tienen un acierto altísimo. En varios partidos, el equipo de Mel ha disparado una, dos, o como mucho tres veces y ha marcado dos goles. Datos inapelables que dejan al equipo rival muy tocado.

Y esa efectividad tiene su mayor expresión fuera de casa. Un sistema de juego de aguante y dejar el balón al equipo rival es algo propio de los partidos a domicilio. Y es por ello por lo que el Betis es el segundo mejor equipo fuera de casa. Seis victorias de nueve salidas lo aúpan como un club muy peligroso cuando sale de su estadio.

Rubén Castro, Campbell, Juan Carlos o Salva Sevilla tienen más que asimilado el estilo de juego, y cuando parece que el rival va a marcar en cualquier momento el gol, un pase en largo o una arrancada por banda acaba con el canario delante del portero, jugador que pocas veces falla. El ariete verdiblanco, con sus nueve goles, es quinto en la carrera por el pichichi, y es segundo mejor goleador nacional, tan solo superado por Aritz Aduriz por un tanto. Pero, además de la sobrada calidad de Rubén Castro - jugador infravalorado por su edad, pero que merecería una oportunidad en la España de Del Bosque en uno de los partidos de clasificación para el Mundial - otro de los participes de esta estadística verdiblanca son las apariciones de Jorge Molina.

El de Alcoyano lleva 6 goles en 19 disparos a puerta, tiene un acierto del 32%, superando a Messi y Falcao (29%) y a Ronaldo (11%), según los cálculos de Pepe Elías. Molina ha marcado sus tres últimos goles fuera de casa y saliendo como suplente, datos muy buenos para un revulsivo que da muchos puntos.

Este Betis tiene muy buena pinta. Defensa seria y disciplinada; centro del campo joven y con mucha hambre; delantera con experiencia y calidad. Con esos atributos, y una buena estrategia de un técnico sobrada de ella como es Pepe Mel, el equipo podría empezar a pensar en aspirar a Europa la temporada que viene. Pero todos sabemos que esto es el Real Betis, y cuando mejor están las cosas en el Villamarín, antes se tuercen. Habrá que esperar, y los béticos, soñar.

Artículos relacionados