thumbnail Hola,

El argentino estuvo parado tres meses al comienzo de 2012 que han terminado por borrar la mejor versión del 'Fideo' en el Real Madrid

Hace exactamente un año, Ángel Di María era noticia en el Real Madrid. El argentino se retiraba lesioando del último entrenamiento del año.

La lesión duró unas semanas y Di María, uno de los pilares del equipo blanco hasta entonces, debía reaparecer sin problemas. Sin embargo, el madridismo se quedó helado cuando el 'Fideo' recaía de su lesión. Al final, unos tres meses alejado de los terrenos de juego, tiempo suficiente para cambiar al argentino.

La temporada de Di María tuvo sus altos y bajos pero acabó de forma notable. Con buen ritmo y algún que otro gol digno de los mejores, el extremo ganó la Liga pero no fue tan incisivo como en 2011. Con la llegada de la temporada, el problema aumentó.


Di María no está bien. Es un hecho que ve el equipo, la afición y la prensa. Últimamente se le apunta como uno de los señalados por Mourinho en sus discursos de 'falta de actitud'. El jugador no corre como antes y a duras penas finaliza un partido sin ser sustituído. Si bien su forma de jugar, siempre presionando y con más revoluciones que la media, le dificulta la disputa al máximo nivel de los 90 minutos, el cambio es evidente.

Sin ir más lejos, Di María fue una de las cruces del Real Madrid en el partido copero ante el Celta en Balaídos. Sin señalarlo directamente, Mourinho dejó claro qué jugadores no estaban a la altura. Además, durante el partido, el propio Pepe abroncó al argentino, pidiéndole más actitud en el campo.

Su bajón ha coincidido para más desgracia con un gran rendimiento, y sobretodo actitud, de José Callejón. El español ha pasado ya de ser el 'suplente de lujo' a disputarle el puesto, mereciendo en muchas ocasiones la titularidad por delante del 21 blanco.

Veremos cómo sientan las vacaciones al 'Fideo', porque el Real Madrid, Mourinho, el fútbol y, sobretodo él mismo, necesitan ver pronto al mejor Di María sobre el césped.




Artículos relacionados