thumbnail Hola,

El defensa del Real Madrid es una figura sobre el terreno de juego y, además, siempre da que hablar fuera de él

Actualmente, nadie puede negar que Sergio Ramos es uno de los pilares del Real Madrid, tanto por ser el líder de la defensa blanca como también por haberse convertido en uno de los hombres importantes dentro del vestuario merengue.

Desde que llegó al Real Madrid procedente del Sevilla, el de Camas ha demostrado una capacidad de adaptación impresionante y, de hecho, es como si hubiese nacido para jugar en este equipo, en el que se ha sentido como pez en el agua desde el minuto 1.

Tras haber pasado por la defensa central y el lateral derecho, nadie puede reprochar a Sergio que su trabajo en el equipo merengue ha sido siempre impecable, ofreciendo un rendimiento impresionante y siendo uno de los pocos fichajes de los que el Real Madrid puede sentirse orgulloso por haber pagado un precio elevado.

De hecho, si con el Sevilla comenzó una prometedora carrera deportiva, se puede decir sin ningún tipo de miedo que con el Real Madrid Sergio Ramos se ha convertido en uno de los mejores defensas del mundo, algo que ha demostrado en infinidad de ocasiones, tanto con su club como con la selección española, donde también es uno de los pesos pesados del vestuario y un hombre clave para la defensa.


El penalti enviado a las nubes contra el Bayern de Múnich en Liga de Campeones dio lugar a muchas bromas

Es más, cuando llegue el triste momento en el que Carles Puyol decida no jugar más con la Roja, Sergio Ramos se convertirá, sin lugar a dudas, en el líder de la defensa de Vicente Del Bosque, tal como hace en el Real Madrid con José Mourinho.

A pesar de todo esto, no todo fueron buenos momentos para el de Camas, que también ha tenido sus borrones en la cuenta del Real Madrid, aunque algunos de ellos no son más que simples excentricidades que lo convirten en un jugador, además de bueno, especial y espontáneo.

El primero de ellos se podría decir que fue el momento en el que se le cayó la Copa del Rey del autobús del Real Madrid durante la celebración del torneo por las calles de Madrid, aunque esto, que sólo le podía pasar a él, no fue el único momento desgraciado y gracioso al mismo tiempo que protagonizó el defensa del equipo madridista.

Quizás, el más doloroso para él fue el penalti fallado contra el Bayern de Múnich en Liga de Campeones, una pena máxima en momentos de tensión que el jugador del Real Madrid decidió lanzar para finalmente enviar la pelota a las nubes en un catastrófico hecho que dio la vuelta al mundo no sólo por la dirección del disparo, sino también a través de las redes sociales y los innumerables chistes que se hicieron al respecto.


La polémica con Mourinho también tuvo su repercusión, como todo lo que hace el jugador andaluz del Real Madrid

Así todo, como carácter no le falta a este jugador, poco después decidió tirar un penalti importantísimo con la selección española en la Euro 2012 contra Portugal. Sólo él supo reponerse a las mofas de medio mundo, se volvió a colocar frente al balón a 11 metros de la portería y decidió pegarle a la pelota a lo Panenka en un lanzamiento impresionante que ayudó a la Roja a pasar a la siguiente ronda del torneo y, en consecuencia, a ganarlo más tarde.

Los roces con Mourinho al comienzo de la presente temporada volvieron a empañar su trabajo en el Real Madrid, aunque finalmente se acercaron las posiciones entre ambos y todo se quedó en una pequeña discusión que ahora no parece haber repercutido en el rendimiento del zaguero merengue.

La última jaimitada de Sergio Ramos fue quizás la menos trascendente, pero no por ello menos simpática, ya que el jugador andaluz dedicó un vídeo de felicitación navideña a los niños de la Fundación Real Madrid, algo que tuvo que hacer en inglés para poder llegar a los niños de todo el mundo.

La pronunciación de Sergio no fue la mejor y una vez más volvió a prestarse a la mofa y la difusión a través de las redes sociales, pero lo cierto es que el de Camas, una vez más, volvió a esforzarse por una buena causa, algo que sí hace a la perfección.

En definitiva, Sergio Ramos es un futbolista impresionante y una peculiar buena persona que ya ha tenido vivencias suficientes como para presentar un libro biográfico en un acto que evidencia que, para bien o para mal, Ramos es una persona que interesa y levanta pasiones, algo básico en el fútbol, un deporte que, además de deporte, es también un espectáculo.

Artículos relacionados