thumbnail Hola,

El R.Madrid volvió a tropezar contra el Espanyol después de caer en Vigo. Queda a 13 puntos del Barcelona. El corresponsal del R.Madrid Alberto Piñero analiza este nuevo panorama

El Real Madrid zozobra, moribundo. No sólo se deja puntos contra los Borussia Dortmund, Manchester City, Barcelona, o incluso los Valencia y Sevilla, sino que un Valladolid es capaz de ponerle en serios aprietos, y unos Celta y Espanyol le pintan la cara. Y si en otras ocasiones se le podía achacar falta de actitud o de motivación, el peor síntoma del resbalón ante los pericos es que encima se dejaron puntos aun cuando no lo merecían. ¡Y en el Santiago Bernabéu! El mejor reflejo de que las cosas no funcionan. Y lo que es peor, difícilmente parece que lo hagan.

Hasta José Mourinho parece ya entregado. Al menos así lo reconoce públicamente: “La Liga está imposible” dice tras la jornada 16 (¿qué pensará Schuster cuando le escuche?). Y no es ya que lo reconozca, sino que el técnico deja muestras de que no tiene consigo los recursos para salir de esta tesitura. “Nunca me he visto en una situación como esta, de perder tantos puntos y tener al equipo tan lejos de sus objetivos. Es nuevo para mí, pero no hago un drama sino que lo tomo como una etapa de mi vida”. Eufemísticamente. A su manera. Pero lo reconoce.

Esta nueva etapa será por tanto el período de prácticas más caro que existió nunca. Moncloa, Bruselas y CEOE se tirarán de los pelos ante semejante afrenta a su reforma laboral. Quizás es que el Real Madrid no le ha puesto suficientes facilidades a Mourinho para que repitiera las gestas de Chelsea, Oporto e Inter. Quizás sea culpa de los portavoces del club, o incluso de la prensa. Buena parte la tendrán los jugadores, eso es cierto. Pero sea como fuere, lo que no se puede esconder es que un equipo construido para pelear por todas las competiciones está a años luz del liderato en diciembre, antes de acabar la primera vuelta. Lo que no se puede esconder es que un equipo construido para pelear por todas las competiciones ahora tiene como objetivo no terminar haciendo el ridículo en la Liga.

Porque no nos engañemos, a once puntos estaba casi imposible el título de Liga. Y ya a trece puntos es ciencia ficción. Pese a todas las jornadas que quedan por delante. Y no es ya porque el Barcelona o el Atlético puedan perder puntos, que lo harán, sino porque la sensación que deja este Real Madrid es que no lo va a ganar todo. Más bien al contrario. Perderá tantos o más puntos en lo que queda de competición como lo ha hecho en las primeras dieciséis. Y a este mismo ritmo, por simple promedio matemático y no por ningún ejercicio parodio-futurólogo, eso significa que puede acabar a 30 puntos del Barcelona. ¡30 puntos!

El que algunos dicen que fue el mejor equipo de Europa la temporada pasada, que seguramente lo fuera, va a un ritmo de acabar a 30 puntos del Barcelona. El entrenador que vino, siendo campeón de Europa, a fuerza de talonario y cuyo máximo objetivo era sumar títulos, acabando por tanto con el ciclo glorioso del equipo blaugrana, va camino de terminar a 30 puntos de él esta campaña si no mejora.

“Está complicado el título de Liga, pero hay que seguir luchando hasta el último minuto. El Barcelona no es campeón matemáticamente aún, y el Real Madrid debe luchar hasta el final” apuntaba Sergio Ramos en zona mixta. “Hay que tener la dignidad de intentar ganar siempre” explicaba también Mourinho. Y deben ponerse rápido manos a la obra con ello. El fantasma del ridículo de los 30 puntos de distancia en la que debía ser una temporada gloriosa planea en círculos cada vez más próximos al Santiago Bernabéu. Que por cierto este domingo ya sí despidió con una buena pitada al equipo.

Artículos relacionados