thumbnail Hola,

El técnico desliza que la lesión de Benzema no fue tan grave como para dejar el campo cuando se ha ocultado sistemáticamente el estado médico de todos los jugadores hace tiempo

Karim Benzema no pudo terminar el partido en Vigo este pasado miércoles. Pareció sufrir una torcedura de tobillo, pero tras el partido Mourinho se encargó de poner los focos sobre la lesión. O mejor dicho, sobre lo que se creía que era una lesión. “Los hay que lo mismo no querían jugar, el frío, la Copa…” espetó el de Setúbal. ¿Por quién iba? No quedó claro del todo. Pero tras la rueda de prensa de este sábado previa al partido ante el Espanyol, todo aparece nítido ante nuestras narices.

"Pienso que Benzema no estará en condiciones para jugar mañana porque, para mí, un jugador que sale lesionado de un partido no debe estar recuperado para jugar un par de días después. A veces pasa. A veces un futbolista sale en brazos o en camilla y luego sale dos días después para jugar a tope. En mi concepto de jugador, tú sólo sales cuando no puedes más. Pero estamos con tantas dificultades arriba por no tener a Higuaín que me gustaría que Karim fuera una opción" explicó el técnico madridista.

Algunos se han quedado con el tirón de orejas que indirectamente le da a Leo Messi, por su no lesión ante el Benfica. Pero el verdadero tirón de orejas se lo da a Benzema, cuya lesión parece que es sólo tan grave como la de Messi. No más.

Y digo parece porque nadie de fuera de ese vestuario lo sabe con certeza, ya que desde el Real Madrid no se facilita los partes médicos a los medios de comunicación, y por ende, a su propia afición. Una buena costumbre que desde hace tiempo se iba sesgando, originariamente para no dar tantas pistas a los equipos rivales, y que esta temporada con Mourinho en el banquillo definitivamente se ha acabado de raíz. En lo que es tan sólo un movimiento más de esa política de ocultación y asilamiento permanente que tiene obsesionado a más de uno dentro del club merengue. No se puede viajar con la plantilla, no se pueden ver los entrenamientos, no hay casi entrevistas, no hay ruedas de prensa de los jugadores y cada vez salen menos en zona mixta, no se facilitan los partes médicos de los futbolistas, etcétera, etcétera.

Mourinho, igual que también lo hicieron otros entrenadores anteriormente, justifica todas estas decisiones porque así pueden trabajar más tranquilos. Una pena que se aleje así del fútbol a todo aquel que no pertenezca a ese vestuario, ya sea periodista o aficionado. Y una pena ahora también para el actual cuerpo técnico, que se está esforzando en deslizar responsabilidades hacia sus jugadores. Quién sabe si en otra época donde había mayor transparencia no hubiera necesitado de armar él mismo la guillotina contra Benzema para que todos supieran quiénes se borran en ese equipo y quiénes no.

Artículos relacionados