thumbnail Hola,

José Mourinho apostó por el granadino de inicio ante el Valladolid. El argentino, de capa caída. El corresponsal del Real Madrid Alberto Piñero lo analiza

Se venía vislumbrando desde hacía algunas semanas, y ha terminado por materializarse este sábado en el partido que el Real Madrid disputa ante el Valladolid: Callejón ha terminado por comerle la tostada a un Di María más que errático en los últimos partidos. Quizás el granadino no sea mejor jugador, pero sí está en mejor forma, y José Mourinho ha sabido leerlo e impartir justicia entre su plantilla a la hora de elaborar la alineación titular para el José Zorrilla: Callejón es de la partida con el argentino esperando su oportunidad en el banquillo.

El Fideo llegó el verano de 2010 a Concha Espina, previo pago de 25 millones (más 11 en variables) al Benfica. Una cantidad más que notable, que incluso generó ciertos recelos al principio, pero que tardó poco en quedar en un segundo o tercer plano visto el desempeño del argentino sobre el césped, titularísimo desde el primer día que pisó el Santiago Bernabéu. Hasta el punto de ser uno de los jugadores más destacados y desequilibrantes del Real Madrid… y de la Liga.

Fue hace ahora aproximadamente un año cuando empezó a torcerse todo. Di María atravesaba por su mejor momento en el Real Madrid cuando cayó lesionado ante elSevilla. Se perdió seis partidos de Liga, regresó ante el Racing en la segunda parte, marcó incluso un gol, pero volvió a lesionarse, quedando otras seis jornadas fuera. Esto es, en total tres meses lejos de los terrenos de juego. Hasta entonces había logrado cinco goles y había brindado 14 asistencias en 21 partidos. Estadísticas que quedan ahora lejos, fruto de una irregularidad en su juego inédita hasta entonces y que lastra sus registros. No obstante, en los primeros 24 partidos de esta temporada que ha disputado son cuatro goles y ocho asistencias los que lleva, casi la mitad.

Pero más allá de los números están las sensaciones. Al Fideo, como si se tratara de un futbolista de hace 30 ó 40 años, no le va el juego horizontal, únicamente piensa en vertical. Lógico, con sus características: velocidad, potencia, técnica, desborde, regate. Pero mientras estas dos temporadas anteriores le sacaba todo el partido posible a sus cualidades, saltando rivales por doquier, este curso no está siendo igual. Ya sea por falta de forma o de chispa, que no de actitud. Y esas imprecisiones y pérdidas de balón acaban por acelerar al propio jugador, desordenar al equipo y desesperar al aficionado.

Todo ello mientras que José Callejón no ha dejado de crecer enteros en la presente temporada, convirtiéndose en uno de los jugadores más en forma a día de hoy después de sus actuaciones ante Alcoyano y Ajax. Así, esta temporada lleva ya cinco goles y tres asistencias en los aproximadamente 850 minutos que lleva disputados. Más goles que los que lleva el jugador que le venía quitando el puesto, Ángel Di María, pero habiendo disfrutado del doble de minutos (1400). Es por todo ello por lo que no sólo no merece mayor explicación la apuesta de Mourinho por Callejón, sino que parece lo más lógico, natural e incluso justo visto lo visto a día de hoy.

Artículos relacionados