thumbnail Hola,

Los azulgranas no marcaron gol, un partido insípido se vivió en el Camp Nou donde los visitantes pusieron incómodos a los de Tito Vilanova

Tito Vilanova sorprendió con una alineación en la que dejaba fuera a Lionel Messi, después de que se daba por hecho que el argentino sería titular para así luchar por el récord de Gerd Müller.

Pero la noche que vivió el Barça fue desafortunada en todos los sentidos. Los portugueses lograron poner incómodos a los culés, que a pesar de tener la posesión del balón en un promedio del 65%, los ataques de los lusos eran constantes y fue José Manuel Pinto quien hizo mucho por los culés para que no recibieran gol.

Carles Puyol debió retrasar para estar más cerca del cancerbero y ayudar, mientras que Adriano con su rapidez se encargaba de repeler los constantes balones que intentaban entrar en puerta. Lima y Rodrigo estuvieron desafortunados en el último toque y los esféricos que enviaban o se encontraban con Pinto o con el palo y sin gol, se fueron a casa despidiéndose de la Champions League.

David Villa en el extremo izquierdo tuvo mucha participación al inicio del encuentro, pero conforme pasaron los minutos se iba apagando. El 'Guaje' no estuvo certero a decir verdad, perdió buenas oportunidades, dejó ir balones por falta de control y se notó que no tenía ni a Cesc, ni Iniesta, ni a Jordi Alba por la banda izquierda. Pero no quedó por falta de esfuerzos, Villa no dejó de intentarlo durante los 90 minutos que jugó sobre el césped.

Los rivales remataron en 18 ocasiones a diferencia de las 9 de los culés, de ellas 11 de los lusos iban a puerta, mientras que los azulgranas volvieron a dejar claro que pueden golear pero sólo cuando tienen fina la puntería y de los nueve remates, siete fueron a puerta.

Se notó la inexperiencia de jugadores como Carles Planas y Rafinha, mientras que Sergi Roberto desempeñó una buena tarea y Alex Song sigue sin ser constante y ayer fue una de esas noches en las que no brilló con luz propia perdiendo balones importantes en el centro del campo.

Cristian Tello tampoco tuvo una de sus mejores noches, al igual que Villa lo intento, por el extremo derecho donde Tito lo aconmodó pero no se vio a la bala que suele ser. Poco certero en sus llegadas y también achacó la falta de puntería.

El Barça cumplió con el trámite de clasificarse a los octavos de final, pero lo logró desde su último encuentro ante el Spartak de Moscú cuando tras vencer a los de Unai Emery se clasificó como líder de grupo, pero ante el Benfica dejó que desear. La noche azulgrana se acabó sin goles, pocas emociones y con la lesión de Leo Messi que mantuvo en vilo a los aficionados por varias horas.

Artículos relacionados