thumbnail Hola,

El portugués ha perdido crédito en Madrid debido a sus indiferentes resultados y a su pobre relación con el club y la prensa. Europa definirá su futuro, otra vez

Los cuchillos están afilados. A medida que pasan las semanas, parece que José Mourinho va perdiendo más y más amigos en el Real Madrid. Y los recientes rumores, no favorecen al portugués precisamente, si no que hablan de divorcio entre el club y el entrenador. Los Mayas afirmaron que el mundo terminaría este año, y la prensa de Madrid no le da a 'Mou' mucho más tiempo.

Las últimas informaciones en Marca, mantienen que el portugués puede salir en verano, pase lo que pase en los próximos meses en La Liga. Pero, como paso en sus tres anteriores clubes, es la Champions League la que podría determinar el futuro de Mourinho en Madrid.

En Porto, el de Setúbal se marchó tras conseguir la Champions League y en el Chelsea, fue justamente su fracaso en el intento de ganar la competición de clubes más importante de Europa, lo que irritó al dueño Roman Abramovich y terminó por romper su relación. En el Inter, Mouringo se volvió a marchar tras liderar al equipo italiano a la gloria del continente por primera vez en 45 años, escribiendo una línea en la historia en su segunda temporada en Milán, ganando un histórico triplete.

LOS CORTOS PERIODOS DE MOURINHO EN EL PASADO
 PORTO (2002-04)

Mourinho estuvo sólo dos temporadas en el club portugués, yéndose a la Premier League tras ganar la Champions League 2003-04 contra todo pronóstico.
 CHELSEA (2004-07)

El espectacular éxito siguió en Stamford Bridge, pero la Champions League se le resistió y eso hizo que Abramovich le echara en Septiembre de 2007.
 INTER (2008-10)

El portugués de quejó constantemente de su tratamiento en la prensa en Italia y decició dejar el club por el Madrid tras ganar la Champions League en 2009-10.
Este segundo éxito en la Champions League, convenció a Florentino Pérez de que Mourinho era el hombre adecuado para liderar su ambicioso proyecto de derrotar al Barcelona y traer a casa La Décima.

Pero el éxito tiene un precio. Muchos seguidores se sienten decepcionados con el estilo de juego pragmático del portugués, que se ha enfrentado con la prensa de Madrid y con su propio club al criticar al técnico del filial Alberto Toril y alegando que carece de apoyo a nivel institucional.

La reputación del Real Madrid también ha sufrido estos últimos tres años, perdiendo la etiqueta de equipo "caballeroso" que tenía en España. Mourinho ha ganado la Liga, la Copa del Rey y la Supercopa de España en sus poco más de dos temporadas, pero la paciencia para acabarse. Y todavía no hay Décima.

El presidente Pérez está bajo la presión de algunos sectores de la prensa, los seguidores del club y los socios, para tomar una decisión antes de las elecciones de verano. Florentino aún puede no tener rival para la presidencia, pero el magnate de la construcción quiere contar con el apoyo de los aficionados y los periodistas en un posible segundo mandato, y eso puede pasar por la continuidad de Mourinho antes de que los socios acudan a las urnas.




La Liga parece ya perdida. Con 14 jornadas de competición disputadas, el club de la capital está a 11 puntos del Barcelona, una ventaja que no se ha remontado nunca en la carrera por el título de Primera División. Están lejos del singular triunfo de la temporada pasada, cuando el Madrid consiguió unos impresionantes 100 puntos y batió un récord de 121 goles también.

La Champions League adquiere una mayor importancia entonces, tanto para el Madrid como para Mourinho. Entrenadores con inferiores números han tenido que hacer las maletas antes del final de la temporada en el Bernabeu, pero Pérez sabe que el ex de Chelsea e Inter todavía puede conseguir un éxito en Europa, a pesar de su poco convincente paso a los octavos de final en el Grupo D, donde estuvieron a punto de perder en casa ante el Manchester City y parecían el segundo mejor equipo en los dos partidos (derrota y empate) ante el Borussia Dortmund.

Por lo que una salida en el verano parece satisfacer a todas las partes, y ganar la Champions League podría ser el último hurra de Mourinho al Bernabeu, igual que lo fue en Porto e Inter. Por otra parte, si las relaciones consiguen suavizarse y Mourinho tiene que quedarse y cumplir su contrato, que fue renovado el pasado verano y expira en 2016, probablemente tendrá que traer La Décima a casa.

Así que como el Madrid tiene que reflexionar sobre quedarse o no con us polémico entrenador, parece que la Champions League o nada para el denostado Mourinho.

Sigue a Ben Hayward on

Artículos relacionados