thumbnail Hola,

Análisis: La mejor versión del fútbol total del Barça en el 5-1 al Athletic

Los culés sacaron una nueva victoria tras derrotar a los 'Leones' del Athletic que fueron una fiera dócil de domar ante el mejor fútbol del Barça que dieron cátedra

El Barcelona mostró una de sus mejores versiones en lo que va de temporada este sábado ante el Athletic de Bilbao al cual derrotó 5-1 gracias a los goles de Piqué, un doblete de Messi, y otras dos dianas de Cesc y Adriano. Los culés dieron una cátedra de fútbol con velocidad, precisión y sin miedo ante un rival que prometía más de lo que dio y que fue claramente dominado por los de casa.

El Athletic de Bilbao poco pudo hacer y su mejor desempeño lo mostró durante los primeros veinte minutos del encuentro antes de recibir el primer gol, gracias un Piqué que poco a poco va recobrando la confianza y que en los últimos encuentros hemos visto cómo se integra al ataque cuando el rival lo permite y los 'Leones' que no pasaban del medio del campo, dejaron que el central azulgrana entrara con facilidad al área de Gorka y así abrir la lata goleadora.

Está de más decir que el gol tempranero fue importante en el encuentro porque inyectó de energía a los azulgranas que a partir de entonces dieron ejemplo de cómo se maneja un balón con los pies, la cabeza y el pecho. Su rapidez fue una de las claves en la recuperación de los esféricos y cortar el paso a un pobre Aduriz que no brilló en el campo de la ciudad catalana.

Las bandas jugaron un papel súmamente importante y Tito Vilanova anunció cómo sería su estilo de juego cuando se dieron a conocer las alineaciones una hora antes del encuentro. Jordi Alba, que dio un partidazo como lateral izquierdo se ha mostrado imparable, intocable y de respeto, su conexión con Cesc Fàbregas quien jugaba como interior y Andrés Iniesta como extremo, fue una fórmula perfecta para abrir el juego por las bandas, lo mismo sucedió por el lado derecho, con Adriano, Xavi y Pedro.

El ataque se conjugó en las bandas mientras que un brillante Messi retrasaba su posición hasta el centro del campo en varias ocasiones para atraer a los rivales y así dejar un hueco más para que sus compañeros penetraran con más facilidad al área rival. Pero Leo también sabe jugar a la perfección el desmarque y con tremendas carreras sabe cómo deshacerse de la carga del rival, sobre todo de Ekiza quien no dejó de cubrir las espaldas del rosarino en ningún momento.

Quedó demostrado que el fútbol de los bajitos no tiene miedo al fútbol que le presentan rivales de mayor envergadura y lo único que consiguieron los rojiblancos fue perseguir al conjunto azulgrana que se movió en líneas irregulares para entramar las jugadas que ocasionaban peligro. Los culés corrieron como nunca, con el balón en rápida circulación que los de Marcelo Bielsa no pudieron robar ni rodar.

La diferencia entre azulgranas y rojiblancos fue abismal. Los de Tito Vilanova remataron un total de 19 ocasiones a diferencia de las 6 de los 'Leones' que se crecieron un poco tras la entrada de Fernando Llorente al terreno de juego en sustitución de Aduriz. Marcelo Bielsa pagó caro la decisión de dejar fuera a Iker Muniain quien pudo haber hecho más por la tranquilidad de los vacos y también dejar en el banquillo a Fernando Llorente es algo cuestionable, aunque al genio argentino del 'Loco' poco se le puede reprochar y mucho se le debe agradecer por jugar con valentía e intentar siempre crear buen fútbol, pero el sábado no fue su noche como no lo ha sido para el Athletic en los últimos ocho años en los que no ha logrado sacar ningún punto del Camp Nou.

Una manita histórica para el Barça que registró el mejor arranque de Liga del fútbol español desde que ésta nació, pero los récords son anecdóticos, lo más sobresaliente del encuentro fue el rendimiento de los blaugranas que una vez más demostraron que en este curso vienen por todo, tienen hambre y son el rival a vencer en España y Europa.

Relacionados