thumbnail Hola,

Son pocos los entrenadores que sin haber sido futbolistas logran triunfar como técnicos, José Mourinho es muestra de ello, pero tiene carencias

Ayer por la noche Johan Cruyff dijo en la ciudad de Barcelona: "Para ser buen entrenador tienes que haber sido un buen jugador, de lo contrario te falta algo", y agregó: "Si eres un buen entrenador sin ser un buen jugador, no tienes muchas cosas que se aprenden como jugador, como aguantar a la prensa y el trabajo del equipo dentro del campo", afirmó el ex entrenador azulgrana.

Esto fue en clara referencia a José Mourinho, que sin haber sido futbolista, se convirtió en un gran técnico del fútbol, aunque con algunas carencias propias de alguien que no usó botas ni pateó balones. 'The Only One' proviene de una familia que siempre estuvo involucrada en el fútbol, su padre era portero y su abuelo presidente del Vitória de Setúbal, ciudad natal de Mou, situación que influenció al portugués desde pequeño para entrar en el mundo del balón.

Se dice que desde pequeño Mou empezó a mostrar habilidades para el manejo de un equipo, haciendo expedientes e informes para ayudar a su abuelo y su padre. Esa es la diferencia de Mourinho con el gran resto de técnicos del mundo, no aprendió a jugar fútbol pero sí a analizarlo.

Los más grandes entrenadores del mundo fueron jugadores en su época, Vicente del Bosque, Pep Guardiola, Roberto Di Matteo, Roberto Mancini y el mismo Cruyff por mencionar sólo a algunos, pero Mourinho no. ¿En qué influye eso? Es claro que Mou sabe manejar de manera excelente a un equipo en cuanto a táctica se refiere, pero no tiene idea ni ganas de relacionarse con la prensa, para ello está su salvador Karanka.

Cualquier futbolista debe lidiar con la prensa, los ataques y los alabos también. La prensa tiene la habilidad de subirte al cielo o de plantarte los pies en la tierra de un tirón, pero Mou no sufrió eso como jugador de balompié y a estas alturas difícilmente lo aprenderá.

Mourinho tampoco conoce el nerviosismo que sufre un jugador en el vestuario antes de salir al terreno de juego, no conoce de rivalidades en el campo y por lo mismo no puede ser un buen 'coach' que entienda a los jugadores. Sabe ordenar, alinear, castigar y felicitar cuando es necesario, pero no entiende la cabeza de un futbolista.

Esta es la gran desventaja de Mou, que en sus poco más de dos años al frente del Real Madrid, se encontró con un Pep Guardiola que sí había sido jugador, dirigía al equipo que lo vio nacer en la cantera y además entendía a la perfección al fútbol español.

'The Only One' con tantos títulos que lo hacen único, tiene el mérito de ser un gran táctico, su demérito es no haber jugador al fútbol.

Artículos relacionados