thumbnail Hola,

Un error garrafal del portero del cuadro ruso supuso el segundo gol del Málaga en dos minutos, renta que le valdría al cuadro costasoleño para conseguir el empate

El Málaga sigue haciendo historia en su primera temporada en la Champions League y, en la quinta jornada, ya se ha clasificado como primero de grupo para los octavos de la máxima competición europea. El partido ante el Zenit lo tuvo muy de cara para ganar, pero finalmente el empuje de los rusos hicieron dejar el partido en empate a dos. Repasamos las claves del encuentro.

1. ERROR DE BULTO DE MALAFEEV

El Málaga se adelantó en el minuto 8 con un gol de Buonanotte, tras cazar un pase atrás de Camacho. El cuadro costasoleño se adelantaba y, cuando el Zenit trataba de rehacerse del gol visitante, su portero Malafeev cometió un error infantil que le costaría el segundo gol en contra. El portero ruso quiso jugar el balón en corto pese a la presión de Roque Santa Cruz y su pase, poco preciso, se topó con el paraguayo, que rápidamente se la dejó a Seba Fernández para que hiciera el 2-0. El Zenit tuvo que remar en contra toda la segunda parte para sacar un punto en casa.




2. BANQUILLO DE GARANTÍAS

Pellegrini lo adelantó durante la semana. "Habrá muchos cambios en el once", atisbaba el chileno. La parcela ofensiva la cambió por completo, dejando incluso a Joaquín y a Saviola en la Costa del Sol. La segunda línea de caballería salió al césped de San Petersburgo con la misma eficacia que los titulares, y en el minuto 10 ya habían anotado dos tantos. Gran partido del tridente "suplente" del Málaga, que ha demostrado tener un fondo de armario de mucha calidad.




3. INOPERANCIA DE HULK

Cuando en el mercado estival el Zenit se gastó un auténtico dineral en reforzar su plantilla, todos veían al equipo ruso como un rival complicado para esta fase de grupos. Axel Witzel, y sobre todo Hulk, eran las dos grandes estrellas señaladas para guiar el camino de un joven club con ganas de comerse Europa. Sin embargo, y pese a que el belga si funcionó en varios compases del encuentro, el brasileño no estuvo al nivel que se espera de un jugador Top. En la primera parte apenas apareció, tan solo una asistencia con dificultad que acabó con un disparo a las nubes. Se esperaba mucho más del imponente extremo, que seguro debe estar decepcionado con su rendimiento en esta edición de la Champions League.




4. REACCIÓN DEL ZENIT DE LA MANO DE DANNY

La segunda parte comenzó con más garra por parte del Zenit, que se jugaba su continuidad en Europa, y con la batuta de un muy activo Danny, el equipo de Spalleti encerró al Málaga en su campo. Danny marcó el 1-2 y tuvo en sus botas el empate en varias ocasiones, pero Willy Caballero, en un estado de forma formidable esta temporada, evitó el segundo del portugués. Finalmente Fayzulin, tras recoger un rechace de la defensa, ponía las tablas en el marcador. Un resultado que le venía muy mal al cuadro del Este, y que servía al Málaga para clasificarse como primero de grupo.




5. HAMBRE DE LIDERATO

La previa del encuentro daba a entender que el Málaga aterrizaba en San Petersburgo con la intención de pasar el trámite, de jugar el partido y "a ver que pasa". Sin embargo, los hombres de Pellegrini tienen ganas de Champions, ganas de agradar a la Rosaleda y ganas de hacer historia. Salieron al campo a presionar al rival, con intensidad, con un centro del campo muy disciplinado (que buena pareja hacen Camacho y Toulalan) y con una delantera ilusionada por hacer un buen papel en Europa. La defensa estuvo rayando a gran nivel, parando a jugadores de la talla de Hulk, Witzel o Denisov. Las paradas de Caballero, muy seguro todo el encuentro, también valieron para que este Málaga salga invicto de la fase de grupos con tres victorias y dos empates. Colosal el Málaga en su primera edición de la Liga de Campeones. Ahora, a seguir escribiendo páginas de este bonito episodio del club andaluz en la máxima competición continental.

Artículos relacionados