thumbnail Hola,

Desde que está en el conjunto de Stamford Bridge, el delantero madrileño ha vivido en una constante montaña rusa que ahora mismo se encuentra en un tramo de bajada

No hace falta decir que Fernando Torres no está en su mejor momento; de hecho, se puede decir sin miedo a equivocarse que está a años luz del nivel que alcanzó en el Liverpool, y bastante lejos de la mejor versión que ha mostrado en el Chelsea, que coincide con el final de la pasada temporada y la Eurocopa 2012.

“Tendremos que evaluar a todos los jugadores, pero si creo que es lo mejor para el equipo, lo voy a dejar de lado”, con estas palabras, Roberto Di Matteo ya dejaba caer que Fernando Torres podría empezar en el banquillo el decisivo partido de Champions League frente a la Juventus.

Y así fue, el Chelsea se jugaba el ser o no ser en la máxima competición europea y el ex del Liverpool no estaba en el once inicial. Di Matteo prefirió jugar con tres mediapuntas: Mata, Hazard y Óscar.

Pero la cosa no quedó ahí. El técnico italiano, ya con el resultado en contra, decidió dar entrada en el campo a un recién llegado al equipo como Víctor Moses antes que al propio Fernando Torres, que finalmente entraría pasado el minuto 70 de partido con todo ya decidido.

La mejor noticia para él es el despido de un Di Matteo que empezaba a agotársele la paciencia con la falta de gol de ‘El Niño’ y que ya le estaba relegando a un incómodo segundo plano. ¿Volverá el delantero ‘blue’ al nivel de antaño, o por lo menos, a ese buen nivel con el que acabó la temporada 2011/12 y fue Bota de Oro de la Eurocopa? El nuevo inquilino del banquillo de Stamford Bridge será el encargado de exprimir al siempre cuestionado ‘9’.

Artículos relacionados