thumbnail Hola,

Cesc se ha convertido en titular para Tito Vilanova, pero también puede representar un suplente de lujo. ¿Merece estar por encima de Andrés Iniesta?

Cesc Fàbregas dejó de ser un jugador controvertido por si merecía vestir de azulgrana, para convertirse en un dilema sobre la titularidad. El centrocampista catalán que tantas dudas generó desde la temporada pasada y que le siguieron en las primeras semanas de la actual campaña 2012-13, aprovechó la confianza que Tito Vilanova le otorgó y hoy se ha convertido en un titular más habitual que algunos de sus más experimentados compañeros como Andrés Iniesta.

Hasta el pasado sábado, Cesc Fàbregas era junto con Víctor Valdés el único jugador que había disfrutado de la titularidad en las primeras once jornadas de la Liga, ni Xavi, Busquets e Iniesta cuentan con tantas titularidades como el de Arenys de Mar, incluso antes del partido ante el Zaragoza, Messi tenía una titularidad menos que Cesc.

Pero a pesar de ser titular en las pasadas once jornadas, en seis de ellas no jugó los 90 minutos, siempre fue sustituido en la segunda mitad de los partidos, mientras que en la duodécima jornada entró al terreno de juego en el minuto 78 para sustituir a Pedro, extremo derecho.

En el equipo que confecciona Tito Vilanova no existen los titulares indiscutibles, a excepción de Messi que compite consigo mismo y de Víctor Valdés que sigue la costumbre de jugar la Liga y Champions para descansar en la Copa del Rey, ninguno de los otros jugadores que conforman el equipo tienen un lugar fijo, ni siquiera Cesc Fàbregas.

Es claro que Tito está confiando en el dorsal 4 y que está consciente de lo alto que puede llegar ayudando al equipo, pero Fàbregas no puede pasar por encima de Andrés Iniesta, el interior izquierdo más experimentado con el Barça y con España. Cesc llegó al Barça cuando Pep Guardiola intentaba diseñar un 3-4-3, fórmula que no le funcionó a la perfección y ha sido Tito quien ha reacomodado al ex jugador del Arsenal, que siendo capitán de los ‘Gunners’ ha tenido que empezar desde cero en su propia casa, pero él ya sabía a lo que venía.

Cesc dice estar en su mejor momento físico y lo ha demostrado, esa es la razón por la que el catalán se ha ganado las titularidades aprovechando que Iniesta ha sufrido lesiones. Al manchego le queda todavía una larga trayectoria en el Barça, lo mismo que a Fàbregas, quien a pesar de estarse ganando un lugar en el equipo, tendrá que recorrer un largo camino para alcanzar a Iniesta.

Tito Vilanova quiere tener a todos sus jugadores frescos para la recta más fuerte del fútbol español e internacional y éste será a partir del mes de marzo, tiempo suficiente para que Iniesta recupere su mejor nivel –aunque está a punto de alcanzarlo- y para que Cesc se siga afianzando en el equipo y aún cuando los dos se encuentren en plenas condiciones, seguiremos viendo rotaciones entre ellos dos. El dilema de Tito en realidad, es la sobrepoblación de estrellas en el equipo, un arma de dos filos si no se sabe trabajar con los egos.

Artículos relacionados