thumbnail Hola,

El astro argentino sigue destacándose en la carrera por el preciado galardón que premia al mejor jugador del año

Leo Messi sigue dando pasos de gigante hacia su cuarto Balón de Oro, el cuarto consecutivo, dejando atrás a Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao y a los otros 20 candidatos.

En las últimas semanas, el argentino ha liderado al Barcelona con sus goles. La paternidad le dio cierta ansiedad, pero el gol es la mejor medicina para Leo, que ha vuelto a las andadas.

Superado ya el récord de goles en un año de Pelé (75), Messi suma ya 78 y tiene a tiro de piedra la antológica cifra de 85 tantos, lograda por Gerd Müller en 1972.


A pesar de no aparecer en cada jugada, Leo Messi ha aprendido a aparecer en los momentos idóneos, a temporizar sus esfuerzos y dejar más juego colectivo en momentos menos trascendentales, jugar sin tanto protagonismo temporal, pero con el mismo o mayor protagonismo final. Ya no vemos sus contínuos esláloms desde mediocampo, ni sus carreras de 60 metros, porque ya lo necesita. Sabe cuándo y dónde debe aparecer.

Con Argentina la situación también ha cambiado. Atrás quedan ya las críticas, los reproches sobre su amor a la albiceleste. Hoy Leo ejerce de capitán de un país con ilusión, hoy Leo ejerce de líder de un equipo que ha sabido moldearse, en gran parte por la genialidad de Sabella al moldearlo entorno a Messi.

Además de su nivel, Messi se está beneficiendo por la polémica generada, probablemente de manera injusta, alrededor de Cristiano Ronaldo. El portugués no está en su mejor momento de cara a puerta estas semanas, ni con el Real Madrid ni con Portugal. Su 'tristeza' e infortunadas acciones en las que se ha visto involucrado, unas veces adrede, otras no, han limado la superfície dorada del crack, para frenarle en su persecución a Leo.

Así pues, a falta de 7 semanas, Leo Messi camina con paso firme hacia un nuevo trofeo, el enésimo de su corta trayectoria en la élite. Y es que sólo tiene 25 años...

Artículos relacionados