thumbnail Hola,

El fichaje de Coentrao, no ser capaz de encontrar un futbolista capaz de hacer competencia a Arbeloa en el lateral derecho o renovar a Carvalho emborronan su trabajo

A la conclusión de su primera temporada en el Real Madrid, y tras inducir a Florentino Pérez a prescindir de Jorge Valdano, José Mourinho centralizó en su figura, además del trabajo de entrenador, el puesto de mánager general de la institución. Desde que obtuviera esta promoción dentro del organigrama blanco, Mourinho ha liderado una tarea disfuncional con la que no ha sido capaz de suturar algunas de las brechas futbolísticas de la plantilla del Madrid. Aquí está la lista de errores que nunca llevará a sala de prensa.

-Fichar a Coentrao por 30 millones y establecer una competencia arbitraria y desigual

Pese a dos condicionantes de peso que contravenían la contratación de Fabio Coentrao (su elevado coste y la presencia de uno de los mejores laterales zurdos del mundo), el mánager convenció a Pérez para reclutar a su compatriota, representado también por Jorge Mendes. El fichaje resultó ser caótico para la gestión de la plantilla.

Durante el curso pasado, Mourinho promocionó a Coentrao arbitrariamente, siempre en los partidos de mayor importancia y con escrupuloso celo de exponerlo al Santiago Bernabéu. El lateral portugués es el futbolista más protegido por el mánager dentro del equipo. La degradación de Marcelo en los partidos grandes, como la ida de las semifinales de la Champions League ante el Bayern de Munich o en varios Clásicos, terminó por descolocar al brasileño, víctima de un trato displicente que terminó por desnortarle.

-No ser capaz de encontrar un lateral derecho que empuje a Arbeloa

Casi al tiempo de la llegada de Coentrao, en verano de 2011, Mourinho resolvió recolocar a Sergio Ramos en el centro de la defensa a tiempo completo. La permuta dejó un vacío en el puesto de lateral derecho, sólo ocupado por Arbeloa, que el mánager no ha sido capaz de llenar en más de un año, desaprovechando dos veranos y un invierno del mercado de fichajes.

Arbeloa es un lateral monocorde, solvente en defensa, aguerrido y fiel como pocos al mánager. No obstante, es un jugador pacato ofensivamente, incapaz de producir en el costado diestro cuando se despliega. Con estas características, sorprende que sea casi el único futbolista del equipo que no tiene competencia real por su puesto. Para cubrir las vicisitudes recurrentes, Mourinho sólo ha acertado a alistar a parches como Essien o Lass anteriormente. Asimismo, admitió la fuga de Dani Carvajal, que ya ha jugado diez partidos en la Bundesliga con el Bayer Leverkusen y recientemente ha sido convocado por la selección sub'21. Cuando se ha visto obligado a devolver a Ramos al costado, la solidez grupal de la defensa se ha resentido.

-Renovar a Carvalho

Hace doce meses, el mánager solventó unilateralmente la renovación de Ricardo Carvalho, otro de los apadrinados de Mendes, a quien llevó del Oporto al Chelsea y posteriormente al Madrid. El central, que en mayo cumplirá 34 años, sólo disputó ocho partidos de Liga el curso pasado. Este año aun no hay noticias sobre él, y únicamente ha participado en el encuentro de Copa del Rey ante el Alcoyano. La revisión del contrato le situó en el cuarto escalón salarial de la plantilla, cobrando más que el 43% de los jugadores. Renovado hasta verano de 2013, Carvalho es un marginal en el equipo. Esto, unido a las bajas prestaciones de Raúl Albiol, deja al joven Varane, fichado por Zinedine Zidane, como la única alternativa de garantías medianamente serias ante contratiempos de Ramos o Pepe.


-No disponer de un sustituto de garantías para Alonso


Una de las fallas encontradas por Mourinho a su llegada al Madrid fue la ausencia de un sustituto para Xabi Alonso. Una rémora que parece continuar este año pese al fichaje de Luka Modric, fervientemente solicitado por el mánager durante todo el verano pero que no parece ajustarse a lo que busca en un mediocentro. El croata es un futbolista de tranco corto, no excesivamente fuerte en el plano físico, y con más querencia por la conducción y el juego pausado que por el vértigo que impone el juego de Mourinho. Como reserva de Ozil, sus prestaciones kilo por kilo son menores que las del alemán en los últimos metros.

Pese a pagar cuarenta millones y desdeñar la contratación de un jugador sensiblemente más barato como Cazorla, el mánager no parece encontrar sitio a Modric, que ha desaprovechado las oportunidades que ha dispuesto como lugarteniente de Alonso durante la lesión de Khedira. En el partido de vuelta ante el Borussia de Dortmund, Mourinho retiró a Modric por Essien en el descanso. El africano, que llegó gratis en las postrimerías del mercado de fichajes, es una de las mejores noticias del portugués desde que ascendió a mánager general, aunque no pasa de ser un jugador de soporte en este punto de su carrera.

-Fichar a Fabinho y Mendes para el Castilla pese a asegurar que sólo es mánager de la primera plantilla

Durante el último cisma interno en el club blanco, con la cantera como trasfondo, el portugués explicó que su función de mánager general se limita a la gestión del primer equipo. Pese a esta aseveración, el holding Mourinho-Mendes ha propiciado la llegada al Real Madrid Castilla de los futbolistas Pedro Mendes, que el año pasado fue convocado para el partido de Champions League ante el Ajax, y Fabinho, lateral diestro que llegó para suplir a Carvajal.

Artículos relacionados