thumbnail Hola,

Lionel Messi tiene demasiados privilegios en el Barcelona

A pesar de su humildad, su dominancia en el club es, a veces, excesiva

Nadie en el Barcelona duda de Leo Messi. El argentino ha demostrado ser el mejor futbolista del planeta por mucho que a algunos les pese.

Además de por grandísimo jugador, Leo destaca por su humildad y su sencillez como persona. Sus compañeros le alaban y elogian semana tras semana y el delantero sabe, como el resto del equipo, que es imprescindible en este Barcelona. Sin embargo, ¿hasta qué punto debe tener el control Leo Messi? ¿Excede la confianza del club los límites deportivos, institucionales o incluso morales?

El último episodio oscuro del argentino fue un deja vù del penúltimo. Su relación con David Villa se ha puesto en entredicho y, aunque reconociera que la relación es buena y fue un lance del partido, el gesto es denunciable. Si bien es el mejor futbolista del planeta, le habla a un campeón de Europa y del Mundo, el máximo goleador de España. ¿Qué hubiera pasado si hubiese sido Leo el reprochado? Posiblemente nunca lo sabremos, pues posiblemente nadie le reproche algo así.


Los pocos que han osado desafiar al argentino visten hoy otra camiseta. El caso más sonado es el de Zlatan Ibrahimovic. Aunque el sueco arremetió contra Pep Guardiola, el argentino es el culpable indirecto de la desesperación del ariete, pues era su monopolio del ataque culé el que condenaba su juego. Precisamente Guardiola pueda ser uno de los culpables del exceso de privilegios de Messi. El técnico le mimó, le dio todo lo necesario para relajarlo y hacerle triunfar... quizás demasiado.

Messi se convirtió en intocable, y a pesar de asombrar al mundo por méritos propios, su protagonismo individual en el equipo es excesivo. El club no dudará en defenderlo a cal y canto, y nunca escucharemos malas palabras de sus compañeros, pero... ¿se dice lo que se piensa o se dice lo mejor para el club?

Artículos relacionados