thumbnail Hola,

Su lesión muscular y el golpe de la FFF llegan cuando el joven francés atravesaba su mejor estado de forma

Antoine Griezmann, jugador de la Real Sociedad, atraviesa un mal momento en el ámbito deportivo, y es que hoy ha recibido la nota de la Federación Francesa de Fútbol, en la que le sanciona hasta diciembre de 2013. El joven francés, a pesar de sus 21, posee una larga trayectoria como profesional, la cual ha estado llena de altibajos.

El de Maçon, empezó deslumbrando a todos en la temporada de su debut, la 2009-2010, y es que su paso por el filial donostiarra fue testimonial, ya que desde la categoría juvenil dió el salto al primer equipo, empujado por Martín Lasarte. Llegó para completar el equipo de cara al ascenso a Primera Divición, ya que en San Sebastián volvía a formarse un equipo con una base, muy firme, de cantera. Sin embargo, empezó a disputar minutos desde la primera jornada, y tardo sólo cuatro en hacerse titular, coincidiendo con su debút como goleador. Así pues, Griezmann pasó de ser uno más a ser la clave del presente y la llave del futuro txuriurdin.

A partir de aquí muchos descubireron a un jóven con unas cualidades técnicas impresionantes, al que a las pocas jornadas de debutar en la división de plata esta se le había quedado pequeña. Con la Real Sociedad ya en la Liga BBVA, el escaparate del francés empezaba a ser demasiado grande y temible para la propia Real Sociedad, que pese a blindarlo de inmediato no dejaba de estar tranquila por mantener a "Le Petit Diable" en sus filas, algo que todavía no ha terminado de solucionar.



Antoine ha ido mejorando su fútbol, las estadísticas lo demuestran, y también ha ganado peso en el equipo donostiarra, siendo, actualmente, uno de los estandartes del equipo y el principal termómetro del club.

Algo que el francés no ha logrado mejorar es su imagen fuera de los terrenos de juego. En el verano de 2011 estuvo a punto de salir del club. El entonces agente del francés habló varias veces de Griezmann, insistiendo en que su representado quería dejar el club y aspirar a más, incluso lo ofreció al Atlético de Madrid, con quién estuvo a punto de llegar a un acuerdo. A partir de aquí Griezmann, aconsejado por su padre, y por el propio club, rompió las relaciones con su representante, y decidió quedarse en Donosti.

Este hecho le pasó factura, sobretodo mentalmente, ya que la pasada campaña le costó entrar en la dinámica del equipo, y parte de la afición no quería a su jugador, principalmente por sus palabras sobre dejar el club. La afición donostiarra entendió que tal hecho no llevaba a ningún puerto, y decidió apoyar a su pupilo para enderezar el rumbo del equipo.

A partir de la segunda mitad de la temporada pasada, no sabemos si influido por el aliento txuriurdin, Antoine Griezmann empezó a despegar de sobremanera. Desde entonces "Antxon" ha desplegado su mejor fútbol, siendo hoy en día el mejor jugador donostiarra. Sin problemas, Griezmann ha demostrado ser el futbolista que prometía y del que se había visto alguna pincelada.

Un fin de temporada espectacular en la 2011-2012, un verano impresionante con las inferiores de su país, y un inicio fulgurante con la Real Sociedad le han valido para ser uno de los futbolistas jóvenes con mejores condiciones y mayor progresión del fútbol europeo.

Sin embargo, el diablo que Antoine lleva dentro volvió a actuar, quién sabe si influido por compañeros de la Sub-21 francesa, como M`Vila o Mavinga, o no, pero cometió un grave error. Pocos días después de haber sido citado por Didier Deschamps para posteriores concentraciones con la absoluta, el joven galo, junto con los mencionados compañeros, ente otros, se decidió a salir de fiesta en plena eliminatoria de clasificación para el Europeo sub21, que perderían días después tras una remontada en Noruega en la que encajó 5 goles.

Hoy se conoce la sanción de la FFF: inhabilitado con cualquier selección francesa hasta diciembre de 2013. Un duro golpe que el francés debe superar cuanto antes, aunque bien es cierto que le llega en el peor momento de la temporada, ya que actualmente una lesión muscular de la que esta recuperándose.

Antoine Griezmann, un ángel con alma de diablo. Si el francés decide dejar de lado a quién es su peor enemigo podrá seguir siendo ese futbolista que desde hace 3 años y medio, y principalmente desde el inicio de este 2012, enamora a cualquier seguidor. En San Sebastián esperan su vuelta, y en su mejor versión, para que el galo pueda volver a brillar con luz propia sobre el césped de Anoeta.

Artículos relacionados