thumbnail Hola,

El delantero del Athletic de Bilbao aparece en cuatro lugar de la tabla de realizadores, justo por detrás de los extraterrestres Messi, Ronaldo y Falcao

ANÁLISIS | ATHLETIC BILBAO

Si hace tres meses algún osado hubiese aventurado que Aritz Aduriz llevaría ocho goles en las diez primeras jornadas de la Liga BBVA, probablemente le habríamos tachado de loco. Con 31 años y para vivir su segunda etapa en el Athletic de Bilbao, el delantero guipuzcoano se presumía como una mera alternativa a un Fernando Llorente que la temporada pasada ya marcó 29 goles entre las tres competiciones.

Sin embargo, el destino le ha otorgado a Aduriz una oportunidad como referencia ofensiva del club rojiblanco. La confesión de Llorente de que deseaba abandonar San Mamés en busca de éxitos profesionales, le dejó en bandeja la titularidad en el once de Marcelo Bielsa.

Ya desde el primer amistoso, en el que el donostiarra firmó los dos tantos de la victoria del Athletic frente al Olympique de Lyon, demostró que había regresado a Bilbao con hambre de gol. Y así lo ha refrendado en las diez primeras fechas de la competición doméstica, donde acumula ocho tantos y ya es cuarto en la clasificación de máximos realizadores, superado tan sólo por los tres extraterrestres.

Lionel Messi (13), Cristiano Ronaldo (11) y Radamel Falcao (10), son los únicos futbolistas que han celebrado sus goles en más ocasiones que Aduriz hasta el momento. Todo indica que la misión de superar a alguno dentro de ese podio se antoja poco menos que imposible, pero el jugador del Athletic ya es la revelación dentro de los 'terrenales' y afronta el reto de convertirse en el máximo goleador nacional de la temporada 2012-2013.

Con un Llorente defenestrado y con un pie fuera del Athletic -se habla de la Juventus como destino para el mes de enero-, parece que Roberto Soldado, Álvaro Negredo o el ya plenamente recuperado David Villa son actualmente la competencia más directa para Aduriz en su objetivo de hacerse con el 'Trofeo Zarra'.

Por delante 28 jornadas de Liga, muchos minutos garantizados y el apoyo incondicional de una afición que ya ha encontrado en el goleador donostiarra a su esperanza para reflotar la delicada situación que atraviesa el equipo.

Artículos relacionados