thumbnail Hola,

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, pretende reducir la Liga a 16 equipos con el fin de aumentar la competitividad en el fútbol español

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

El día de ayer, la Cadena SER 'reveló' cómo sería la manera en que el presidente del Barcelona, Sandro Rosell planea el proyecto de la Liga de 16 equipos y la Champions League de 64. Muchos apuestan a que la idea del directivo azulgrana va entintada con los fines políticos de Catalunya y su independencia, porque un cambio así sería el precedente para la creación de una Liga Europea.

Pero sin entrar en temas políticos que para eso hay otros medios, el fútbol debe cambiar y sobre todo en España. La mayoría de los equipos se quejan del mal reparto de los derechos televisivos y cada temporada conocemos el caso de un nuevo Club que está al borde de la quiebra, no paga a sus jugadores y termina apoyado por la Ley Concursal.

La reducción de la Liga a 16 equipos no suena descabellada y sin duda la intención es tener un reparto de premios más equitativo además de aumentar la competitividad entre los equipos. Si los primeros 8 equipos van a disputar la Champions League, ya sabemos que seis equipos además de Barça y Real Madrid, quienes siempre son seguros asistentes, tendrán acceso también al torneo internacional y por lo tanto al reparto económico que esto conlleva.

Que los siguientes cuatro clasificados puedan participar en la Europa League también es una motivación para cualquier equipo. La Liga se convertiría en un reparto de beneficios y habría que luchar por desaparecer de los puestos de descenso. El objetivo es claro, se reduce la competición casera y todos los equipos pueden jugarse algo. Vamos, que así se termina la eterna queja de la 'Liga de dos'.

Se dice que el presidente Rosell planea ya llevar el proyecto a las organizaciones pertinentes para proponer el cambio, esto incluye también a la UEFA. Sandro Rosell cree que una Champions League formada por 64 equipos sería más emocionante y competitiva, algo que no necesariamente pudiera suceder.

El acceso a las competiciones europeas sin duda crearía mayor competitividad en cualquier Liga, pero no necesariamente la Champions League sería más emocionante. Pasando de 32 a 64 equipos, el cambio representaría que se doblaría la liguilla y se jugaría una eliminatoria más de dieciseisavos de final, partidos que en general no son los que más público atraen.

Económicamente por supuesto que las dos ideas, la de Liga y Champions, serían benéficas pero no necesariamente atractivas para el espectador, sobre todo en la Liga de Campeones. En cuanto a la Liga BBVA, tal vez lo más interesante sería la lucha entre los equipos de primera y segunda división para lograr el ascenso y/o evitar el descenso hablando de los últimos 4 equipos de la tabla y los 4 primeros de la categoría de plata. Las eliminatorias directas sin duda son lo más vistoso y llamativo para los amantes del fútbol.

La idea de Rosell no es nueva, pero no parece que en el futuro cercano se pudiera hacer este cambio y está en duda que realmente la UEFA quisiera hacer cambios en la organización del evento. La Champions League ya no sería Liga de Campeones y se convertiría en algo como Multi-Campeones, el torneo del viejo contienente perdería su valor dando entrada a tantos equipos y dejaría de ser un evento tan exclusivo.

Parece ser que la propuesta sobre la Liga BBVA es la más atractiva, pero los cambios que representa en la Champions League, están por verse...

Artículos relacionados