thumbnail Hola,

Vicente Del Bosque, responsable del empate de España al sacar a Fernando Torres

El técnico de La Roja cometió un gravísimo error al no fortalecer el medio campo y poner al "Niño" en lugar de Javi Martínez

Durante la Euro, la selección española ganó sus partidos a pesar de Vicente del Bosque. Con excepción de la final, en la que planteó un buen partido e hizo los cambios correctos, el técnico demostró no estar a la altura de las circunstancias, y fue salvado por el excelente grupo de futbolistas con los que cuenta la Roja.

Después del torneo continental, España había sido una aplanadora, pero lo cierto es que no se había enfrentado a ningún equipo de real nivel en una circunstancia demandante. Francia iba a ser su primer examen de peso y el equipo de Del Bosque lo suspendió sin miramientos. No sólo empató en casa sino que fue ayudada por un monumental error arbitral en un gol injustamente anulado a Jéremy Menez tras un gran centro de Karim Benzema.

Y la culpa debe atribuirse, de nuevo, al técnico. Es verdad que su planteamiento inicial fue el correcto y que España fue impresionante durante la primera media hora. También es cierto que el equipo ha sido muy perjudicado por las lesiones –las conocidas de Piqué y Puyol, más las de Silva y Arbeloa, que lo hicieron desperdiciar dos cambios-, pero en el momento de la verdad, Vicente del Bosque cometió un error gravísimo, y su equipo pagó las consecuencias.

Cuando Didier Deschamps decidió tirar la casa por la ventana y meter a Mathieu Valbuena en lugar de Maxim Gonalons, Francia se hizo amo del partido. Los galos recuperaban la pelota con mucha mayor velocidad gracias a su superioridad numérica en la medular, y la distribuían con inteligencia ante un desbordado Busquets. Estaba claro que había que fortalecer la media cancha, y Del Bosque sólo tenía un cambio. Javi Martínez era la opción lógica.

Pero cuando se anunció el relevo, apareció la figura de Fernando Torres. ¿Por qué? Es un misterio. Quizá Del Bosque quería darle minutos al antiguo hijo pródigo del Calderón enfrente de “su” afición, pero lo cierto es que, tácticamente, el cambio no se sustentaba en lo más mínimo. Además, el jugador que dejó el campo fue Andrés Iniesta. Insólito, el técnico no sólo no fortaleció su media cancha sino que la debilitó.

Francia aprovechó el regalito y apretó aún más el acelerador. Generó una multitud de ocasiones antes de empatar el partido, con toda justicia y gracias al pésimo trabajo de Vicente del Bosque.