thumbnail Hola,

El piloto español y el entrenador portugués han 'resucitado' a Ferrari y Real Madrid, respectivamente

OPINIÓN

En el año 2010, Fernando Alonso se subió por primera vez a un Ferrari para correr en un GP de Fórmula 1. Ese mismo año, José Mourinho llegó al Real Madrid para sustituir a Manuel Pellegrini.

Ambos aterrizaban en dos equipos que pasaban por un momento delicado. La escudería italiana añoraba los tiempos en los que arrasaba y era temida por sus rivales. El club blanco, por su parte, había dejado de ser la referencia y vivía a la sombra de un Barcelona que dominaba el panorama futbolístico mundial.

Alonso y Mourinho tenían la obligación de aportar su enorme nivel para así recuperar la mejor versión de sus equipos. Había que resucitar a Ferrari y Real Madrid. Y lo consiguieron. Cierto es que el piloto asturiano no ha logrado aún conquistar el Mundial, pero Il Cavallino vuelve a ser respetado pese a estar aún lejos de su última época dorada. The Special One, mientras tanto, ganó la Copa del Rey en su primera temporada y firmó la mejor liga de la historia en la campaña 2011/2012.

Los dos llegaron en 2010... Y los dos renovaron hasta 2016. El trabajo realizado por ambos les valió para ganarse la confianza de Ferrari y Real Madrid, respectivamente. No es fácil tener un contrato tan largo en dos de las instituciones deportivas más importantes del mundo.

Si sus equipos quieren lograr una hegemonía en el futuro más cercano, Fernando Alonso y José Mourinho deben ser la referencia y contar con un proyecto ganador. Uno es el mejor piloto de la Fórmula 1. El otro, el mejor entrenador del mundo. Pero no son máquinas. Simplemente personas. La resurrección no valdrá para nada si no cuentan con una evolución.

Artículos relacionados