thumbnail Hola,

Liderada por las dos estrellas de la Premier League, la selección europea es un combinado joven, dinámico y con un techo ilimitado

En un ambiente hostil, y ante la siempre aguerrida Serbia, la pizpireta selección de Bélgica consiguió una victoria de esas que endurecen la piel, sobre todo de una unidad en los albores de su ciclo vital. Hay victorias, que por la significación, adquieren una dimensión que sólo el tiempo plasma en su justa medida. De Bélgica, se sabía que era un combinado ágil, descarado y dinámico. Desde anoche, se conoce que estos talentosos ‘niños’ también saben competir. Un apartado que debe estar cumplimentado por todos los equipos pujantes que quieren pasar de promesa de mucho a realidad de algo. Lo que nunca pudieron hacer Costa de Marfil o la Colombia de Maturana en una Copa del Mundo, por ejemplo.

Después de tres partidos, Bélgica lidera el grupo A camino de Brasil 2014 tras su victoria en Serbia. El encuentro, que llegaba con ambos equipos empatados a 4 puntos, supuso el despegue de los belgas, que se impusieron a un inicio titubeante para vencer por 0-3. La Copa del Mundo de dentro de dos años está llamada a ser el primer gran momento de esta selección.

Definida perfectamente desde la portería hasta la delantera, Bélgica presenta una alineación joven y con proyección. Una generación lustrosa que cuenta con jugadores diferentes que ya juegan en los mejores equipos del mundo, con lo que ello conlleva a nivel de afrontar la exigencia del día a día.

Eden Hazard es la joya de la corona, el orgullo del fútbol belga. A sus 21 años, el atacante, que en verano dio el salto a la Premier League en las filas del Chelsea, es quizás, el jugador con un futuro más brillante de Europa. El vigente campeón de Europa pagó una cifra en torno a los 40 millones por los servicios de un jugador bello y efectivo. Un ‘10’ clásico rápido, con excelente cambio de ritmo y una capacidad técnica superlativa. Fino regateador, es capaz de salir por ambos perfiles. Un autentico diferencial en los últimos minutos de la cancha.

De que Hazard cumpla punto por punto las expectativas seguramente depende el nivel real que alcanzará Bélgica, un equipo equilibrado en todas sus líneas y en el que destacan el portero del Atlético de Madrid  Thibaut Courtois (1992), los defensas Vermaelen (Arsenal, 1985) y Kompany (Manchester City, 1986), Marouane Fellini (Everton , 1987) Witsel (Zenit, 1989) y De Bruyne (Weder Bremen, 1991). Jugadores de mucha proyección que pese a su juventud ya tienen roles de importancia en equipos de gran calado.

Restan casi dos años para la cita de Brasil 2014. De certificar su clasificación, para lo que tiene que prevalecer ante Croacia, Bélgica se presentará en la Copa del Mundo como uno de esos equipos de segunda línea, refrescantes y llenos de expectativas que siempre acoge un evento internacional. La selección de Marc Wilmots dispone, kilo por kilo, de uno de los proyectos más ilusionantes de cara a Brasil 2014, donde intentará realizar la travesía de pretendiente, a contendiente.

Artículos relacionados