thumbnail Hola,

El fútbol defensivo no es muy vistoso. Cuando en tu plantilla tienes a David Silva, el renunciar a él para jugar con otro pivote supone, esta vez, un golpe moral demasiado duro

Roberto Mancini. El título y su nombre encajan a las mil maravillas. Llegaba el año pasado el minuto 55 de partido y el Manchester City ganaba 1-0 en casa. Una luz se encendía en la ciudad, era Roberto, su cabeza pensaba "Es hora de hacer un cambio arriesgado". Saltaba De Jong a calentar, todos pensaban, "Bueno, será un cambio entre jugadores de la misma posición". ¡Ay, ilusos!, David Silva tendría que ver como su entrenador renunciaba al talento para amarrar un 1-0.

Así con todo, Roberto Mancini se coronó campeón de la Premier League. ¿Mérito suyo o más bien el milagro que el Kun Agüero, David Silva, Carlos Tévez, 'Super' Mario, Kompany y demás jugadores permitieron?. Gestionar una plantilla de 25 hombres siempre es trabajo difícil, pero la labor de un entrenador no termina ahí. Cuestionado cada semana por sus tácticas tan de la Italia de Lippi, con un fútbol difícil de querer, Roberto sale al campo con trivote, la llegada de Javi Garcia ayuda a que el italiano sea, un poco más Mancini.

Todo vale para ganar, justifican sus aficionados. ¿Qué sucede cuando los resultados no llegan? ¿Quizá tengan que culpar a los jugadores? Lo más normal es culpar al entrenador en el 99% de los casos. Esta vez, sería lo correcto. Tener grandes jugadores a los que sentar para no renunciar a tu filosofía, no sólo es Roberto el que hace esta "magia", que le pregunten a Jose Mourinho si algún día renunciará a Khedira para ver a Xabi Alonso con Modric y Ozil en el campo... ¡Já!.

Los equipos de "nuevos ricos" no han aprendido nada. Entrenadores que tienen nombre en el mundo del fútbol, como Ancelotti, ganador con el Milán de lo que se quiso con un equipo de super hombres. Ganó la PL con el Chelsea también, así que el jeque pensó "Es el hombre ideal para ganar". De momento, no sabemos si para ganar es el adecuado, pero para desesperar a las gradas con su juego y sus decisiones, seguro. Carlo ha encontrado en Mancini el perfecto sustituto. Fichar 20 jugadores con talento para, al final, dejarlos a todos sin jugar y emplear un trivote nada útil, sólo así se explican por ejemplo, actitudes como aquel ya pasado Real Madrid-Manchester City, donde los hombres de Mancini tenían que dar un golpe en la mesa. El único golpe, por cierto, lo dió el italiano, pero una vez más, al fútbol.

¿Existen entrenadores que sepan aprovechar realmente a grandes jugadores renunciando a la mentalidad del miedo? No podemos hablar de Pep o Tito, cualquiera sale a defender con Leo Messi, Xavi, Iniesta, Villa... pero sí existen hombres así, ¿Verdad Manuel Pellegrini? Pasar del "Manolo, estás despedido" a ser amado por una ciudad como Málaga. Buscando el horizonte inglés, el año pasado, el Swansea de Rodgers desplegó un fútbol que enamoró a todos los ingleses, jugadores humildes y cifras ajustadas no impidieron que enseñaran unas cuantas cosas sobre fútbol a los equipos más ricos de aquella liga.



Mientras unos andan haciendo equilibrismos en el mundo de las vergüenzas deportivas, donde los Silva y Nasri tienen que dejar paso a los De Jong y Javi Garcia, donde Luka Modric u Ozil se ven relegados en el banquillo, otros prefieren ser valientes y lanzarse a por la victoria. Si buscan fútbol en el que la defensa sea importante, pero no se renuncie al ataque, hablen de "El Cholo" Simeone, si buscan renunciar al ataque y esperar que algún jugador tenga un momento inspirado en su equipo, por favor, busquen a Roberto Mancini.

Relacionados