thumbnail Hola,

El conjunto blaugrana se ha molestado en reforzar el centro del campo y la delantera sin mirar su retaguardia. El Clásico puso de manifiesto sus carencias en ese aspecto

EDITORIAL | LIGA BBVA

El FC Barcelona logró empatar el encuentro que disputó ante el Real Madrid en el Camp Nou con una defensa de emergencia. Las bajas de Piqué, Puyol y Dani Alves obligaron a Tito Vilanova a improvisar en uno de los duelos más trascendentales de la temporada y ante el peor rival posible.

Las claras ocasiones de las que disfrutó su máximo contendiente por el título en el inicio del encuentro dieron buena fe de que al Barcelona le faltan recursos en la retaguardia para poder hacer frente a una de las mejores delanteras del mundo, con Cristiano Ronaldo a la cabeza.

BARCELONA 2-2 REAL MADRID
Pese a que no es habitual que tres de los cuatro titulares de la zaga no puedan jugar por lesión un mismo partido, lo cierto es que achacar a la mala suerte el hecho de no tener suficientes efectivos para suplir las bajas parece un argumento con poco peso.

Aunque el Barcelona tiene una plantilla envidiable completada por la cantera de medio campo hacia arriba, lo cierto es que las inversiones en la defensa en los últimos años no han salido demasiado rentables salvo en contadas excepciones.

Casos como el de Milito, Martín Cáceres, Maxwell o la catástrofe económica que supuso el fichaje de Chygrinski ayudan a explicar por qué el conjunto culé es inferior en el plano defensivo a sus grandes rivales en Europa.

La comparación es todavía más odiosa si hacemos un paralelismo con el Real Madrid: aunque es cierto que Alves, Puyol, Piqué y Alba mantienen el tipo frente a Arbeloa, Ramos, Pepe y Marcelo, José Mourinho tiene muchas más opciones a la hora de componer su zaga ante imprevistos gracias a un fondo de armario que integran hombres como Varane, Coentrão o Ricardo Carvalho.



La planificación deportiva realizada durante el verano en Can Barça tampoco ha ayudado en absoluto a resolver el problema, ya que las exigencias de Tito Vilanova se cumplieron solo a medias...

“Queremos reforzarnos detrás, porque en esas posiciones hemos tenido problemas los últimos años y hemos tenido que adaptar a jugadores que venían de otras demarcaciones. Nos interesa un lateral zurdo y un central”.

AUSENTES EN EL CLÁSICO
CARLES PUYOL
LIGA BBVA -- 3
CHAMPIONS LEAGUE -- 1
SUPERCOPA -- 0
 GERARD PIQUÉ
LIGA BBVA -- 4
CHAMPIONS LEAGUE -- 2
SUPERCOPA -- 1
No lo podría haber reflejado mejor el míster blaugrana con menos palabras: Adriano se ha convertido en un comodín que puede jugar en cualquiera de las dos bandas o como central, Mascherano se ha olvidado para siempre de la medular, a Busquets tampoco le es ajena la posición en la zaga y Alex Song, la flamante incorporación, también ha tenido que jugar demasiado cerca de Valdés

Mientras, se sigue echando de menos a hombres como Hummels, o Tasci, o Javi Martínez, que podrían haber desarrollado esa función mucho mejor que cualquiera de los que se han citado hasta el momento. Y es que un especialista casi siempre funciona mejor que un futbolista reconvertido.

Pep Guadiola ya tuvo el mismo problema en anteriores campañas. De hecho, su última temporada en el conjunto blaugrana sirvió para confirmar lo que parecía un secreto a voces acallado a base de títulos; en el centro de la zaga del Barça faltan defensores puros.

Pese a que parezca difícil después de haber hecho historia durante las últimas campañas, la supremacía culé a nivel mundial en el fútbol podría haber sido todavía mayor si la retaguardia hubiera estado al mismo nivel que el resto del equipo.

Situaciones como las de Clásico deben servir para no olvidar que el próximo verano la mayor prioridad tiene que ser la contratación de un central, como mínimo. Si no, el Barça siempre tendrá el mismo problema...



Sigue a Adrián Boullosa en Follow adrianboullosa on Twitter

Relacionados