thumbnail Hola,

Lampard, Gerrard y Scholes simbolizan una época brillante del fútbol, una época que está llegando a su fin según pasan los años para estos ingleses

Quien diría que algún día a Paul Scholes se le acabarían las pilas, que el liderazgo de Frank Lampard se vería sentado en el banquillo dejando paso a un joven brasileño de 20 años que hace magia con un balón, o que Gerrard tendría que adaptar su estilo de juego tan tarde. Siguen siendo ellos, los tres, pero los tiempos en esto del fútbol han cambiado, y como suele ser habitual, el tiempo ha corrido en su contra.

Anfield entraña estallar de emoción tras ver como Gerrard fusilaba la portería del contrario con un disparo lejano imparable. Seguramente Stamford Bridge no note tanto que Frank ya no es ese Lampard de hace unos años, que su fuerza y coraje se han ido perdiendo, dejando paso a jugadores como Oscar o Mata, tan diferentes a él. Paul Scholes había decidido colgar las botas, pero su amor por los 'red devils' y un llamamiento un tanto desesperado por parte de Ferguson le volvieron a hacer ponerse el uniforme de trabajo.

El liderazgo, el representar a los aficionados sobre el terreno de juego, esas cualidades que pocos jugadores tienen ahora, más bien, ninguno, son aquellas que tan especiales hacen a estos hombres. Puede que, en unos años, todos los futbolistas sean gente sin amor a un club, a unos colores, sólo amor al dinero y a la fama.

Muchos futbolistas han tomado el modelo de dinero y fama como estilo de vida, un éxito para ellos podrán pensar, pero una triste realidad para el fútbol. Será difícil dentro de unos años volver a ver a una pareja en el Manchester United que igualara el esfuerzo y la clase que ahí aportaban Paul Scholes y el buenazo de Giggs, Anfield probablemente, no tendrá un héroe, un lider al que ver levantar una champions como lo hizo Steven en su momento. Lampard nunca será olvidado, rockeros como él o Terry entre otros llevaron al Chelsea a la gloria europea, por mucho talento que atesoren los recien llegados, siempre serán ellos los recordados.

Se va cerrando cada partido que pasa una parte de la historia del fútbol, como otras tantas se cerraron ya, aquellos futbolistas con bigote o patillas ya no están, ¿Sucederá lo mismo con los tan míticos centrocampistas ingleses? Parece que lo que se lleva ahora no encaja con ellos, no creo, podamos ver a Paul Scholes haciendo una diagonal para hacer un pase de 30 metros perfecto, o a Steven Gerrard haciendo bicicletas pegado a una banda para luego enviar un mal balón al área, ni que decir tiene, no veremos a Lampard regatear a 4 contrarios para, acto seguido, tirarse a la piscina.

Los valores que estos hombres han enseñado en el campo durante estos últimos largos años se acabarán por olvidar, para dejar paso a una nueva generación, aquellos a los que de nada les importa la camiseta que vistan. Los aficionados tarde o temprano, sentirán con dolor, la perdida de grandes talentos del fútbol, que sin necesidad de regates, hicieron magia dentro del verde.

Artículos relacionados