thumbnail Hola,

El técnico ya tiene experiencia en las lesiones de los defensas centrales y junto con Pep Guardiola ideó los planes perfectos para combatir las bajas

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

El próximo domingo viviremos el primer Clásico de Liga entre el Barça y el Real Madrid que tras un pésimo inicio de temporada, intentará agarrarse de la Liga para tener más oportunidades de seguir en la pelea.

Es verdad que la defensa azulgrana está lastimada, la última desgracia cayó en Carles Puyol quien apenas había vuelto de una milagrosa recuperación que sólo le tomó dos de las seis semanas pronosticadas. El capitán será el gran ausente el domingo y una vez más, el eje de la zaga estará comandada casi seguro por Mascherano y Alex Song.

A pesar de que Tito Vilanova ha dicho que además de Song se cuenta con Bartra, lo más probable es que el duro duelo no lo deje en manos del canterano que apenas vive sus primeros momentos como integrante del equipo mayor. Alex Song aún no termina por convencer como defensa central, no es su demarcación pura y aunque no es tan brillante como Javier Mascherano sí ha tenido la habilidad de sacar mejor los balones.

Pero con todo y los errores defensivos, los culés han encadenado 8 victorias consecutivas (6 de Liga y 2 de Champions League) y eso sin duda mantiene a los culés con una buena energía y un excelente estado anímico. El Barça ha ganado donde el eterno rival ha pinchado dos veces en lo que va del torneo en el campo del Getafe y en el Sánchez Pizjuán del Sevilla.

Tito Vilanova no está sorprendido por las lesiones de su defensa central, siempre han sido el Talón de Aquiles de los culés y aún así, han ganado casi todo. La historia nos lo dice, en aquella final de Champions League de la temporada 2008-09 ante el Manchester United, Pep Guardiola no contaba con Rafa Márquez por una lesión, mientras que Dani Alves y Eric Abidal estaban ausentes por sanción. La solución planeada por Pep y por consiguiente por Tito siendo su auxiliar, fue la de mover a Carles Puyol en el lateral derecho, mientras que Yaya Touré fue convertido a central para jugar al lado de Piqué. El lateral izquierdo fue ocupado por el ya habitual Sylvinho.

Los ‘Red Devils’ tenían todo a su favor y eran favoritos, pero se encontraron con un Barça sólido que no encajó ni un sólo gol y el resultado final fue ese genial 2-0 que le daba el triplete al Barça de Pep y Tito en su primera temporada como técnicos del equipo azulgrana.

Al actual técnico azulgrana no le asusta no contar con Carles Puyol y posiblemente tampoco con Piqué, ya que aún no se confirma si el barcelonés estará de vuelta o no, pero Tito sabe que tiene una plantilla para enfrentar el encuentro ante el Real Madrid y la clave será la solidez del equipo en conjunto.

Culpar solamente a la defensa cuando un equipo encaja goles suele ser erróneo. El conjunto es vital para que el balón no llegue a la propia área a defender. Para ello, se necesitará no sólo que Alex Song y Javier Mascherano sean astutos, se requiere también la mejor versión de Xavi, Busquets e Iniesta (si es que Tito decide alinearlo en vez de Cesc). Además, el técnico azulgrana cuenta con esa estrategia que le ha funcionado tan bien en las situaciones de emergencia cuando se encuentra por detrás en el marcador y hace las remontadas.

Lo ideal será que los culés anoten temprano y sobre eso, la solidez del equipo y una buena conjunción en la delantera, serán las claves del partido para que nadie eche de menos la zaga de la defensa.  

Relacionados