thumbnail Hola,

El Barça inició la Liga como líder mientras que el Madrid ha sufrido para sumar puntos. Pero más que unidades, para los culés esta ventaja representa mucho más

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

Quien dudara de la capacidad de Tito Vilanova ya puede estar pensando en recapacitar y reconocer que el técnico azulgrana está consiguiendo ganar los partidos. No ha sido fácil y el de Bellcaire ha tenido que enfrentar los mismos problemas que la temporada pasada: las lesiones y la capacidad de los equipos que ya conocen su sistema de juego.

Pocos pensaban que el Pep Team perdurara hacia esta nueva temporada pero ha sido todo lo contrario. El Barça de Tito se encuentra renovado y aunque la campaña pasada el equipo no había perdido el hambre de ganar, hoy se puede decir que tienen más sed de victoria que el pasado año.

Los culés sacan pecho modestamente de su ventaja sobre el Real Madrid.  Todos aquellos jugadores que han hablado frente a un micrófono e incluído Tito Vilanova, han manifestado que es muy pronto para celebrar la Liga y para pensar que el Real Madrid no luchará por el primer puesto. Sin embargo, todos también han dejado ver un cierto guiño de alegría que no pueden ocultar.

Claro, los blaugranas tienen mucho que celebrar. Para empezar, están disfrutando de ser líderes de la tabla pero además lo están gozando viendo que en el retrovisor, aún no aparece el equipo de la Casa Blanca. Por si fuera poco, lo están haciendo después de haber perdido la Liga la temporada pasada y hoy su liderato les hace pensar que la pueden recuperar.

Y es verdad también que el equipo de José Mourinho puede levantar el vuelo y alcanzar a los azulgranas que en algún momento de la Liga también se dejarán puntos, pero la hoy ventaja del Barça le ha inyectado al equipo mucha fuerza y energía para mantener las victorias lo más posible. El equipo se siente fuerte y eso vale más que los ocho puntos sobre el Real Madrid y será esa fuerza, que de mantenerla, los lleve a recuperar los títulos perdidos.

El equipo asentado con Tito Vilanova puede lograr cualquier objetivo que se proponga. Los cambios que ha hecho el técnico en la táctica del equipo son apenas perceptibles, pero ha sabido transmitirle al equipo que él también es un líder y que juntos pueden volver a lograr las maravillas del Barça de los últimos cuatro años.

El camino ya está preparado, ahora sólo falta que la continuidad del equipo se mantenga y tal vez los 8 puntos se conviertan en 11 muy pronto.

Artículos relacionados