thumbnail Hola,

El R.Madrid ganó 8-0 al Millonarios con media entrada. Los dos clubes más grandes del país ven cómo sus torneos propios pierden prestigio a cada año. ¿Renovarlos o dejarlos morir?

El Trofeo Bernabéu dio este miércoles un nuevo paso más hacia el desprestigio que ya venía acusando los últimos años. En temporadas anteriores ya viene invitando a rivales de poco peso, y esta campaña la diferencia entre el Millonarios y el Real Madrid rozaba lo obsceno e insufrible. Además, esta vez ni siquiera sirvió de presentación para el público madridista, más bien al contrario, a ambos equipos les vino a contrapié incluso.

El Santiago Bernabéu presentó una pobre media entrada, pero visto lo visto, fueron incluso demasiados espectadores para semejante pobre espectáculo. La idea de homenajear a Alfredo Di Stéfano invitando a su ex equipo podía sonar ideal, pero seguro que la leyenda de La Saeta bien hubiera merecido un rival de mucha más entidad. Y es que la diferencia fue abismal, quizás más de lo que reflejó el 8-0 final.

Hasta el punto de que al siempre señorial público del Bernabéu hubo que animarle desde megafonía para que aplaudiera al Millonarios cuando le rindieron honores por ser el subcampeón del Trofeo Bernabéu. Incluso alguno se atrevió a silbar, en clara muestra de descontento por lo que se había visto en los noventa minutos de juego. Y es que son ya muchos años en los que hay rivales de una entidad mucho menor a la del Real Madrid en este partido que debe servir para homenajear a la personalidad más importante en la historia del club blanco: Santiago Bernabéu.

El Millonarios es el último de una lista llena de equipos de perfil medio-bajo que han pasado por el Santiago Bernabéu en los últimos tiempos: Galatasaray (2-1), Peñarol (2-0), Rosenborg (4-0), Sporting de Lisboa (5-3), Partizán (2-0), Anderlecht (2-1), Selección MLS (5-0), y Pumas (0-1). Una década en la que el listón del torneo ha ido decayendo, hasta el punto de que el 8-0 ante el Millonarios colombiano es el resultado más abultado en las treinta y cuatro ediciones disputadas hasta el momento. Superando sendos 6-1 a Colo-Colo y Everton, en 1991 y 1987 respectivamente.

Durante muchos años han pasado por el coliseo blanco equipos de la entidad de Bayern de Múnich (que ha ganado tres ediciones), River Plate, Inter de Milán (ganador en dos ocasiones), Ajax (1), o Milan (2), pero aquello eran otros tiempos. Esos rivales ya no se estilan en el Trofeo Bernabéu. Y seguramente consecuencia de ello es la pobre entrada que presentó el coliseo merengue este miércoles pese a que el partido ni era televisado ni las radios podían retransmitirlo en directo.

Curiosamente, esta edición del Trofeo Bernabéu venida a menos coincide también con un Trofeo Joan Gamper que año a año también pierde prestigio. Esta temporada, la Sampdoria le ganó 1-0 a un Barcelona lleno de suplentes en un Camp Nou sólo a la mitad de su capacidad. Y el año pasado fue un intrascendente 5-0 al Nápoles, y el anterior un descafeinado 1-1 ante el Milan.

Y es que si los entrenadores optan por dar minutos a los menos habituales al tratarse de un partido amistoso, mientras que tampoco se puede hablar de que se trate de la puesta de largo ante su afición, pues antes siempre se han jugado los partidos de pretemporada e incluso en este año el coliseo blanco había vivido ya cuatro partidos oficiales, parece que los alicientes en este tipo de torneos son cada vez menores. Quién sabe si hasta el punto de verse obligados a renovarlos, o incluso dejarlos morir.

Artículos relacionados