thumbnail Hola,

Radamel Falcao, Sergio Asenjo y las cinco claves de la victoria de Atlético de Madrid ante Betis

Pese al desconcertante partido del meta en su reaparición, el colombiano salvó otra vez la ropa colchonera anotando un 'doblete'. Fue un buen Betis, pero sin premio

El Atlético de Madrid ha sumado su cuarta victoria consecutiva en la Liga BBVA, confirmando no sólo su extraordinario momento de forma, sino otras cuantas cosas: entre ellas, que Radamel Falcao es el mejor delantero centro del mundo ahora mismo; que cada vez que falte Thibault Courtois bajo palos, puede que haya muchos problemas; y que el fondo de armario de Diego Simeone es más que confiable en las filas colchoneras.

También se ha confirmado que el Betis es un equipo valiente, y con buen juego, pero con alarmantes problemas defensivos que le han impedido poder sumar, justo cuando más empezaba a necesitar esas unidades. Las claves del vibrante partido disputado en el Benito Villamarín, a continuación:

LA REAPARICIÓN DE SERGIO ASENJO CASI ACABA EN DESASTRE

Es lógico, estaba falto de fútbol. Y para colmo, tenía toda la responsablidad de tener que reemplazar a un meta confiable, consolidado y con toda la confianza a cuestas como el belga Thibu Courtois. Pero en el fútbol hay que saber aprovechar las oportunidades, que no abundan. Y Sergio Asenjo no supo hacerlo. Presa de los nervios, un error suyo de cálculo costó el gol de Agra, luego casi regala un segundo tanto en un balón que le iba recto a las manos, y acabó encajando el 2-1 por estar mal situado tras una extraña parábola que hizo el balón. Le salvó que en el Atlético juega Falcao, y que el equipo del Cholo tiene una personalidad arrolladora. Si no, su reaparición habría resutado un desastre total.

SALVADOR AGRA, EL TAPADO DEL BETIS 2012/2013

El extremo portugués llegó sin hacer el menor ruido el pasado verano a Heliópolis. Pocos habían oído siquiera su nombre antes, pero el portugués no sólo demostró ser un hombre de mucha personalidad, sino que encajó muy bien, futbolísticamente hablando, en el once de Pepe Mel. Ante el Atlético de Madrid, Agra jugó con todas las luces encendidas. Anotó un gol algo extraño, es cierto -clamoroso error de cálculo de Asenjo-, pero luchó como el que más ante una de las defensas mejor plantadas de la Liga. No será una estrella. Pero nadie duda de que Salvador Agra está resultando un gran fichaje.

RADAMEL FALCAO, EL MEJOR DELANTERO CENTRO DEL MUNDO

E
s un monstruo. Un delantero descomunal. Si alguien pudiese retratar a la peor pesadilla para los defensas de la Liga BBVA, tendría que mezclar el tricolor de la bandera colombiana en su paleta, y mover el pincel con la elegancia y la voracidad de un Tigre. Radamel Falcao es el mejor delantero centro del mundo y ha vuelto a demostrarlo, sacando a su Atlético del atolladero ante el Betis. Anotó un tanto de depredador, forzó dos paradones de Casto, generó el penalti y la expulsión de Perquis y lo remachó con un segundo tanto personal. Es el Pichichi de la Liga. No es una clave. Es un espectáculo.

EL FACTOR ALFONSO ÁLVAREZ IZQUIERDO

Si el árbitro cobra a tu favor un penalti muy riguroso, y tiene los galones para exulsar en esa acción con roja directa al infractor; y luego no te pita un clarísimo penalti en contra y expulsa, en cambio, a un jugador rival por protestar,
no puedes quejarte demasiado del arbitraje. Fue clave, entonces, la labor de Alfonso Álvarez Izquierdo en la ajustada victoria del Atlético, aunque más no sea porque sus fallos resultaron determinantes en el marcador. Eso, más allá de lo que han merecido unos y otros. El colegiado estuvo acertado durante más de un tercio de partido, pero se equivocó en una acción clave que pudo haber cambiado la historia.

LAS DECISIONES (Y ROTACIONES) DEL CHOLO SIMEONE

El técnico colchonero tuvo que tomar decisiones importantes.
Algunas de ellas in extremis, como sacar a Radamel Falcao a último momento, cuando se especulaba que sería suplente por llegar tocado al encuentro. No sólo fructificó esa determinación (el Tigre metió dos goles), sino que Simeone apostó fuerte con los ingresos de Raúl García y Mario Suárez (Thiago era baja obligada), además del cambio, también forzado, de Asenjo por Courtois. Y no sólo eso. Durante el partido, en plena incertidumbre por el marcador abierto, se la jugó por Diego Costa, y el brasileño le respondió clavando el tercer gol. Mención especial, de todos modos, al ingreso de Raúl García, que se ha salido como miembro de un falso trivote. No fue mediocentro de contención, sino de empuje y llegada. Y resultó clave. Como Simeone con sus decisiones.

Artículos relacionados