thumbnail Hola,

Si el entrenador rossonero se queda, será una decisión equivocada de Adriano Galliani y Silvio Berlusconi

Justo cuando las cosas no podían ir peor, el Milan pierde tres partidos de cuatro para ser colocado oficialmente en la categoría de vergonzosa tras la derrota 2-1 de esta tarde ante Udinese, y Massimiliano Allegri tiene que pagar su mal trabajo.

Apenas ocho días después de liderar al equipo cuando se esfumaron seis puntos y no jugar bien ante Anderlecht, Allegri tiene el crédito vencido. El técnico ha perdido el control del club. La disciplina es pobre, como demuestra el hecho de que hoy el Milan acabó con nueve hombres.

Además, el entrenador se peleó el miércoles con su homólogo del Primavera, Inzaghi, no hace más que poner peor el asunto. Quienes le defienden aseguraron que tiene un equipo que se han marchado todas sus piezas, pero hoy ante Udinese cayó con un equipo en las mismas condiciones.

La única diferencia es que Francesco Guidolin tiene la cualidad de adaptarse. Allegri no. No hay duda de que este es el equipo más débil desde que Berlusconi se hiciera con el equipo en 1986, pero aún posee jugadores con la calidad suficiente para ser más fuertes en la Serie A, para doblegar a Sampdoria o Bologna en casa.

Los rossoneri necesitan una patada en el trasero, y Allegri es incapaz de importar esa motivación. Ahora es el momento de pasar el testigo a alguien que lo sepa hacer.

Artículos relacionados