thumbnail Hola,

El Kun lanzó que haber pasado del Calderón al Bernabéu habría sido “una traición”, y que por eso no lo hizo; quien le crea peca de ingenuo; este martes visita la capital española

 Nicolás De Marco
 Editorial
Síguele en

Julio de 2011. Argentina firmó el fracaso futbolístico más grande en muchos años. Bolivia le acababa de impedir un debut exitoso en la Copa América. Su Copa América. En La Plata, Messi, Higuaín y compañía empataban ante la flojísima selección sudamericana, que ganaba 0-1. El 1-1 definitivo lo marcó Sergio Agüero. Precisamente el Kun, que no sabe declarar, decía sonriente a la prensa que el punto era “bueno”. Los hinchas argentinos no lo podían creer.

Cuando se enfrenta a un micrófono, Agüero se nubla. Pocos días antes de aquella insólita declaración, el entonces ariete del Atlético de Madrid soltaba en comparecencia: “Miguel Ángel Gil no me va a elegir el equipo. Lo que tiene que hacer es ayudarme a salir del Atlético”. Por aquellas horas, el directivo colchonero se paseaba por todos los medios afirmando que el punta no jugaría nunca en Real Madrid. Al Kun, en realidad, no le gustaba que le cerraran la puerta del Bernabéu sin su consentimiento.

AGÜERO  PUDO CONSUMAR LA TRAICIÓN
Se dice que lo que se hereda no se hurta. Es decir, el chico tiene a quién salir. Su padre tampoco es un crack a la hora de declarar. "Entre los clubes interesados en el Kun estaba el Real Madrid. Hubo conversaciones con gente del Real y con representantes de otros clubes. Puede que en junio cambie de camiseta", reconocía el progenitor de Agüero en esos tiempos. Así, dejaba en claro que Concha Espina estaba contemplado como posible destino de su hijo.

Era evidente que al talentoso jugador argentino le gustaba la idea de cruzarse de vereda. Por si fuera poco, Diego Maradona se cansaba de decir que Agüero tenía que vestir de blanco. La opinión –interesada- del astro no era una más: es el suegro del futbolista. Ya en Inglaterra su yerno, el Diez insistía: "Sería su despegue definitivo. Aunque esté volando en el City, lo mejor para él hubiese sido fichar por el Madrid. Se equivocó". En verdad, el ex Independiente no se equivocó. El traspasó no se dio, lo que es distinto. 

En ese verano de 2011, la relación se había roto con un buen sector de la parroquia rojiblanca. Ese sinfín de rumores y declaraciones generó la bronca de muchos aficionados del Atlético. Si su futuro estaba o no en la Casa Blanca ya no importaba. Lo que se cuestionó fue su intención. Arribar a Madrid, Barcelona, Manchester, Londres, Turín o París ya daba igual.

Septiembre de 2012. Poco más de un año después, Agüero volverá a la capital española para enfrentarse justamente a Real Madrid, por Champions League. Hace algunas horas lanzó que haberse ido al eterno rival habría sido “una traición”, y que por eso no lo hizo. Ya es tarde. Permítaseme llamar ingenuo a quien le crea.

Lo quiso el Real Madrid  Lo 'vendió' al Real Madrid  En el centro de la cuestion Miguel Ángel Gil se pronunció Se lo llevó Manchester City
       

Artículos relacionados