thumbnail Hola,

El hipotético fichaje del ariete rojiblanco llevaría al club blanco a tener una delantera de 160 goles. El corresponsal del Real Madrid Alberto Piñero analiza las consecuencias

 Alberto Piñero
 Editorial | Real Madrid
Síguele en

 

Real Madrid y Radamel Falcao podrían tener un futuro en común. Al menos así lo aseguran algunos medios de comunicación que han contactado con el club blanco. Y por parte del jugador colombiano ha sido su padre el que ha desvelado que, de niño, el mayor sueño del ‘9’ era poder defender la elástica merengue. Lo que sería un matrimonio más que explosivo.

No en vano, si a los 60 goles que marcó Cristiano Ronaldo el año pasado, los 26 que marcó Gonzalo Higuaín, y los 32 que marcó Karim Benzema, se les suma además los 36 de Radamel Falcao resulta una delantera de 160 goles por temporada. Una cifra estratosférica que vendría a coronar una delantera de ensueño para un equipo ya de por sí arrollador y talentoso.

Parece difícil que este sueño de septiembre pueda hacerse realidad, eso sí. Primero, porque el Atlético de Madrid no estaría dispuesto a vender a su máxima estrella al eterno rival de la ciudad, como ya sucediera el verano pasado con el caso del Kun Agüero. Segundo, y no por ello menos importante, porque la cláusula de rescisión de Falcao está estipulada en 60 millones de euros, una cifra muy alta para la actual política de fichajes en el club blanco. Y tercero, a colación del punto anterior, porque no hay hueco real en la plantilla merengue para incorporar a un jugador de semejante calibre, estando ya en el equipo Cristiano Ronaldo, Gonzalo Higuaín y Karim Benzema.

Y precisamente por todo esto, y porque las estadísticas de Falcao comparadas con dos delanteros de primer nivel como Benzema e Higuaín son muy semejantes, parece difícil pensar en que el Real Madrid vaya a afrontar el alto riesgo que conlleva este cambio de cromos mientras no sea estrictamente necesario, o económicamente aconsejable. Otra historia distinta sería si alguno de esos tres delanteros se marcha del Real Madrid, ante lo cual el club blanco sí debería intentar, por su propio interés, salvar todos los obstáculos posibles para pujar así por un delantero centro de primerísimo orden mundial a día de hoy.

Dicho lo cual, esto no quita para que en un momento dado salte el debate sobre quién debería ser el damnificado en caso de que el Real Madrid decidiese fichar a Falcao, como se vino haciendo durante todo este jueves. Y en esa hipotética, por no decir rocambolesca, situación estaría meridianamente clara la solución: personalmente, el que debería dejar el Real Madrid en ese caso sería Gonzalo Higuaín.

Por una parte, porque de los tres delanteros que tiene a día de hoy el Real Madrid, el Pipita es el más prescindible de los tres. Así lo entendió el mismo Mourinho la temporada pasada dándole menos minutos que al resto. Porque aunque es todo corazón y es el que más tiempo lleva en el club, Higuaín es el que peor se desenvuelve fuera del área, y quizás también el que más oportunidades necesite para marcar gol, pese a los magníficos registros anotadores de la temporada pasada.

Y por otra parte, porque el Pipita es el más parecido a Falcao de los tres atacantes merengues a día de hoy. Benzema es un jugador más combinativo, capaz de ofrecerse en la línea de tres cuartos o partir desde la banda. Y Ronaldo es un finalizador todoterreno, pero que juega también en la banda. El delantero atlético ha demostrado saber jugar fuera del área, ser capaz de construirse él mismo sus propios goles, pero sobre todo destaca por su capacidad de remate, de movimientos y su gol dentro del área, con un perfil más propio del delantero centro clásico. Desde luego, mucho más parecido a Higuaín que a Benzema.

Artículos relacionados