thumbnail Hola,

El argentino es feliz, lo tiene todo, pero además es feliz con las cosas más simples de la vida, incluído el fútbol

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

Dicen que el dinero no lo es todo ni éste compra la felicidad. ¿Por qué Messi es tan feliz mientras que su colega Cristiano está triste? Ambos están en la cima del fútbol, tienen familia que los rodea, contratos multimillonarios y una vida con pocas dificultades o al menos, no tantas como la mayoría de los mortales.

Pero como cualquier ser humano, Messi debe tener problemas, días difíciles y preocupaciones, lo mismo que a sus compañeros de profesión. Por una cuestión de personalidad, hay gente que es más feliz que otra y con menos como le sucede a Messi.

Al argentino le gusta mascar chicle de menta en el vestuario antes de cada partido, espera impacientemente el momento de saltar al terreno de juego y no para recibir aplausos ni escuchar su nombre a coro, simplemente es que a Messi le gusta jugar y en su mundo no hay otra cosa más interesante y divertida que jugar fútbol.

‘La Pulga’ no sabe hacerle malos gestos al rival ni tampoco busca humillarlos, él sólo quiere jugar y divertirse, con el detalle de que mientras la pasa bien, se convierte en el mejor y construye obras de arte con el balón. A Messi, más que gustarle un Balón de Oro, le gusta ver cómo uno de cuero rueda y se estrella en la red de una portería. Y más que anotar un gol, le gusta también ayudar a aquellos que más lo necesitan, niños y adultos.

A Messi no parece preocuparle su sueldo, tampoco si sus compañeros opinan que Iniesta o Xavi merecen más que él un galardón o si su “rival” mete más o menos goles. Al argentino tampoco le preocupa si su nombre es coreado cuando Cristiano Ronaldo juega ni tampoco si su peinado se mantiene perfecto.

El niño rosarino que soñaba con jugar fútbol convirtió su sueño en realidad, sin proponérselo llegó al mejor club del mundo y además se convirtió en el mejor jugador del mundo, sólo por su deseo de jugar con un balón. Sus 82 goles la temporada pasada son la prueba de cómo se divierte y si nos preguntamos cuál es su techo futbolístico, posiblemente éste sea hasta que deje de divertirse... si es que esto llega a suceder.

Artículos relacionados