thumbnail Hola,

"No puede estar triste un hombre que cobra semejante suma de dinero", dicen muchos para argumentar la injusta crítica a CR7

 Quillo Barrios
 Editorial | Real Madrid
Síguele en

Cristiano Ronaldo está triste. Pero no debe estarlo. Cobra mucho dinero y eso basta para mantener una eterna sonrisa. Así de sencillo es el análisis que muchos han hecho tras las declaraciones del astro del Real Madrid el pasado domingo.

En un mundo superficial y marcado por la envidia, tener dinero no parece ser compatible con los sentimientos. El gran delito de CR7 es cobrar diez millones de euros. Simplemente por eso, cualquier acto que no tenga relación con la cuenta corriente carece de sentido. Y es que, una persona rica sólo sirve para mover dinero de un lado a otro, como si fuera una simple mercancia.

Incluso dentro del propio madridismo hay un sector que parece sentirse cómodo con la crítica constante a Cristiano. En vez de arroparlo, lo ataca. En vez de sumar, resta. El Siete merengue vive en sus propias carnes la amarga injusticia que supone ser juzgado por el ruido mediático y no por su rendimiento en el terreno de juego.

CRISTIANO RONALDO - REAL MADRID CF


Edad: 27

Nacimiento: Madeira

Balones de Oro:
1

Botas de Oro:
2
Títulos en España: 3

Fin de contrato: 2015

Claúsula: 1000 millones

Lee más sobre CR7

No se conocen aún los motivos por los que Cristiano está triste. Miles de especulaciones, ninguna certeza. Pese a todo, parece complicado ser feliz en un Santiago Bernabéu que, en lugar de reconocer tus éxitos, castiga tus fallos. Marcar más de cien goles y firmar un papel decisivo en la final de Copa 2011, la Liga BBVA 2011/2012 y la Supercopa 2012 no sirven para ganarse la admiración de un estadio en el que se aplaudió a Ronaldinho y apenas se corea el nombre de CR7.

Tampoco debe ser sencillo tener un capitán que no sabe elegir entre Leo Messi o su propio compañero. ¿Se imaginan a Puyol dudando entre el astro argentino y Cristiano Ronaldo? Yo tampoco...

Y es que, la diferencia entre un crack alegre y uno triste está en el entorno, no en el dinero. Al fin y al cabo, el cariño no se compra. Mientras Messi se siente blindado e intocable, Cristiano aparece en un paredón mediático expuesto a todo tipo de ataques.

Artículos relacionados