thumbnail Hola,

En el United, ‘RVP’ está obligado a ganar títulos, palabra cuyo significado no recuerdan muy bien en Londres. Los españoles deben dar el salto. Quien les insulte se equivoca

 Nicolás De Marco
 Editorial | Fichajes
Síguele en

Se juega cada vez menos por amor a la pelota. Que los futbolistas disfrutan de su trabajo no hay duda. Pero no deja de ser eso: un trabajo. En ese sentido, es acertada la decisión que han tomado Robin Van Persie, Javi Martínez y Fernando Llorente. Que abandonen Arsenal –el holandés- y Athletic de Bilbao –los españoles- es correcto y entendible. Los agravios en su contra son injustos e irrespetuosos.

Temibles en el United
Van Persie y Rooney conformarán una de las delanteras más fuertes de Europa

Este jueves circularon en Internet algunas imágenes con la camiseta número 10 del Arsenal en llamas. Más de uno prendió fuego la elástica de RVP. Hay gente que se siente traicionada por el ahora ex delantero Gunner. ¿A quién le roba algo Van Persie yéndose del Emirates? A nadie. Se marcha al Manchester United, uno de los clubes más grandes de la historia. Ni siquiera se marcha al eterno rival, Tottenham. Ni a otro equipo de Londres como Chelsea.

Van Persie le dio más a la institución que la institución a él. Que nadie se confunda: un club le abre las puertas a muchos. Barcelona lo hizo con Maxi López, por buscar un ejemplo cercano en España. Sólo unos pocos se quedan ocho años. El nacido en Roterdam arribó en 2004 y si permaneció en tanto tiempo en el Arsenal por algo es.

El último goleador de la Premier League dará un paso adelante en su carrera, no sólo en lo económico sino también en lo deportivo. En el equipo de Sir Alex Ferguson estará obligado a ganar títulos, palabra cuyo significado no recuerdan muy bien por Londres. Liga inglesa y Champions League, los objetivos que se planteará el United. Hará dupla ofensiva nada menos que con Wayne Rooney, conformando así una de las delanteras más temibles de Europa, como bien dijo hace algunas horas el míster escocés.

Al mismo tiempo, para algunos, Llorente y Martínez son poco menos que la encarnación del demonio. En el entrenamiento de este jueves en Lezama, una minoría de los aficionados que se dieron cita se manifestó con gritos aislados de 'saca los billetes', 'renueva' o 'aprende de Julen (Guerrero)', dedicados a los grandes protagonistas del verano bilbaíno. Fueron la voz de muchos hinchas que, en sus casas, repudian y condenan la decisión de querer emigrar.

¿Qué crímenes comenten al desear marcharse de La Catedral? Ninguno. Ni el delantero ni el defensa le deben nada a nadie. En todo caso, tienen derecho a reclamar las gracias: fueron clave en la gran temporada pasada del Athletic, finalista de Copa y Europa League. El ariete riojano tiene bien ganado su traspaso a Juventus, al propio Arsenal, o donde sea que esté su futuro. La salida de Martínez a Bayern Múnich es también un progreso merecido... y obligado. Si los alemanes pagan la cláusula, el jugador no tiene nada que hacer. Se van para mejorar en lo económico y en lo deportivo. Lo sentirán por quienes sufran la partida, pero no más que eso. Y está bien que así sea.

¿Cuántos de los que insultan a Van Persie, Llorente o Javi Martínez resignarían la posibilidad de crecer profesionalmente? En ese punto, la vida de un futbolista es comparable a la de un médico, un comerciante o un obrero. Al fin de cuentas, ya casi ni se juega por amor a la pelota.

Artículos relacionados