thumbnail Hola,

El equipo de José Mourinho afronta el reto de conquistar el segundo título consecutivo en el campeonato doméstico

 Quillo Barrios
 Editorial | Real Madrid
Síguele en

El Real Madrid rompió la dictadura del Barcelona en la pasada Liga BBVA. Y lo hizo con fútbol y goles. 100 puntos y 121 tantos para destrozar registros y dibujar sueños con vistas al futuro. Un equipo irrepetible que superó al eterno rival, llegando incluso a sentenciar el título en el Camp Nou.

Ahora, y tras la marcha de Pep Guardiola, el horizonte parece teñirse de blanco. La temporada arranca y el madridismo tiene esperanzas de repetir éxito y, por qué no, mejorarlo. Motivos no faltan y virtudes sobran.

Lo analizamos:

JUGADORES EN PLENITUD


La plantilla del Real Madrid llega al inicio de temporada en un estado de forma espectacular. Futbolistas como Ángel Di María, Mesut Özil o Cristiano Ronaldo parecen tener una velocidad más que el resto. Además, Fabio Coentrao parece haber recuperado la confianza y podría luchar de tú a tú con Marcelo por un puesto en el once inicial.

Mientras el Barcelona parece depender de las genialidades de Leo Messi y la regularidad de Xavi-Iniesta, en el Santiago Bernabéu cuentan con un líder (Cristiano Ronaldo), escudado por una legión de futbolistas que podrían alcanzar su máximo nivel durante la 2012/2013. La suma de las individualidades para un colectivo casi perfecto.

PROYECTO CONSOLIDADO


Cuando José Mourinho aterrizó en España, parecía que las turbulencias se quedaban en tierra con él. Sin embargo, el paso del tiempo y los dos títulos conseguidos (Liga BBVA y Copa del Rey), han devuelto la estabilidad a un club que llevaba años tambaleándose.

El entrenador portugués tiene una plantilla joven, ambiciosa y comprometida. Además, han resucitado en Champions League, donde ya no caen en octavos de final. Europa respeta al Real Madrid y eso se nota en los terrenos de juego. El proyecto se ha consolidado. Florentino ha cedido el mando. El fútbol lo agradece. Mourinho va por el buen camino.

SIN BARRERAS PSICOLÓGICAS


El Barcelona parecía un equipo invencible. Cada vez que los culés se cruzaban en el camino del Real Madrid, los lamentos se teñían de blanco. Pero el fútbol, siempre cíclico, le puso una sonrisa a los que llevaban años llorando. Ganarle una final de Copa al eterno rival le sirvió al madridismo para darse cuenta de que era posible. Clásico tras clásico, la diferencia fue reduciéndose hasta el punto de que un Barça-Madrid acabó decidiendo el título en el Camp Nou. Cristiano Ronaldo dejó helado el templo blaugrana y rompió todas las barrera psicológicas.

Ahora, el guión parece totalmente diferente. Los hombres de José Mourinho confían en sus posibilidades y ya no temen el fútbol culé. Y eso también pesa en la propia moral del Barcelona, que no tiene la superioridad que sí mostraba en temporadas anteriores.

UN ATAQUE DEMOLEDOR


Los 121 goles anotados por el Real Madrid durante la Liga BBVA 2011/2012 demuestran que estamos ante un equipo demoledor en los últimos metros. José Mourinho, que llegó a España con la etiqueta de entrenador defensivo, ha conseguido armar una plantilla capaz de desatar todo su poderío en los últimos metros.

El ataque blanco es espectacular, especialmente si nos fijamos en su tridente principal: Cristiano Ronaldo, Gonzalo Higuaín y Karim Benzema. Entre los tres marcaron 89 goles durante la pasada campaña. Más que 18 equipos. 15 menos que el FC Barcelona al completo. Si mantienen el nivel, serán imparables.

VILANOVA NO ES GUARDIOLA


Pep Guardiola abandonó la nave tras un ciclo exitoso. Su lugar lo ocupa un Tito Vilanova que, pese a tener ideas parecidas a Pep, podría no estar preparado para un pulso tan intenso con José Mourinho, tanto en lo futbolístico como en lo psicológico.

El nuevo entrenador del Barcelona es una incógnita. Y eso, teniendo delante a un eterno rival en claro crecimiento y con la moral por las nubes, es muy peligroso. Tito Vilanova no es Pep Guardiola. Ni lo es ni lo será. Y mientras el Camp Nou saborea el glorioso pasado y duda sobre el presente, el Santiago Bernabéu ratifica su confianza en Mourinho y se prepara para una temporada que puede ser histórica.

Encuesta del día

Artículos relacionados