thumbnail Hola,

Tras el descenso del conjunto castellonense a la Liga Adelante, los jugadores más importantes ya han hecho las maletas en busca de un destino mejor. Así cambió el proyecto de Roig

 Juan Lirman
 Análisis | Villarreal
Síguele en 

ANÁLISIS

Años atrás, el Villarreal no sólo era la envidia de España y de Europa por sus hazañas deportivas, potenciadas por el hecho de ser un equipo pequeño, al menos por su origen regional; el club castellonense era un modelo desde lo económico-financiero, con sus cuentas bien balanceadas pese a que, temporada tras temporada, se invertía en la llegada de nuevas estrellas. Daba la sensación de que el modelo había llegado para quedarse definitivamente en Primera División... y para hacer mucho ruido en la élite.

LA OPERACIÓN SALIDA, UN NEGOCIO RENTABLE EN EL VILLARREAL

EL SALDO DE LAS OPERACIONES DEL VERANO
SALIDAS
JUGADORES TRASPASADOS
JUGADORES CEDIDOS
JUGADORES QUE SALEN GRATIS

RECAUDADO POR TRASPASOS
13
7
3
3

43 M €

Sin embargo, la campaña 2011/2012 fue demoledora para el Villarreal y el tsunami amarillo arrastró con todo; falló probablemente la directiva sosteniendo a Juan Carlos Garrido hasta las últimas consecuencias, cuando el equipo ya daba señales evidentes del más absoluto desconcierto. Y falló especialmente la plantilla, rindiendo muy por debajo de sus posibilidades reales. No había equipo para ser campeón, pero mucho menos lo había como para irse al descenso. Y acabaron en Segunda.

La consecuencia más inmediata de todo esto ha sido la Operación Salida, una espantada tan triste como previsible. Fernando Roig no ha esperado ni dos meses para desmantelar a más media plantilla, haciendo caja con el principal activo de la institución y sellando, de momento, hasta trece salidas entre los que podrían considerarse como jugadores del primer equipo.

Los más importantes, sin dudas, han sido Borja Valero y Nilmar, aunque con circunstancias muy diferentes. Mientras que el mediapunta sufrió el descenso como el que más, y no se pronunció jamás públicamente sobre sus necesidades económicas, el punta brasileño venía pidiendo a gritos un traspaso desde el curso pasado. Haberle vendido por 11 millones de euros (al Al Rayan) puede considerarse por tanto como un buen negocio, como también lo fue rascar 7,8 millones por la venta de Borja a la Fiorentina. Aunque se le echará mucho de menos.

Además de Nilmar y Valero, el Villarreal ha cerrado, hasta el momento, otros cinco traspasos. Ha sido un gran acierto aprovechar el interés del Dínamo de Kiev por Marco Ruben, y sacar 9 millones de euros por la venta del argentino (costó cinco millones en 2008), y también ha destacado el caso de Iván Marcano: el central regresó este verano tras su cesión en el Olympiacos, pero el club decidió traspasarle por 5,5 millones de euros al Rubin Kazán de Rusia.

Otros dos traspasos importantes han sido el del portero Diego López al Sevilla (4 millones de euros) y la venta de los derechos de Jefferson Montero, internacional por Ecuador, a Monarcas de Morelia en México, equipo que pagó otros cuatro kilos por el extremo. El último ingreso a las arcas del Submarino, hasta el momento, ha sido la venta de Gonzalo Rodríguez a la Fiorentina (1,7 millones de euros), lo cual bien podría celebrarse pues el argentino presionaba para salir gratis y fichar por el San Lorenzo de su país. El Villarreal ha conseguido sacar una buena cifra por un caso que parecía perdido.

GONZALO RODRÍGUEZ - El último símbolo que deja El Madrigal

El desguace del primer equipo se completa con otras salidas previsibles, como los tres jugadores que se marcharon con la carta de libertad para fichar por otros clubes sin que haya que pagar traspaso por ellos. Se trata de Carlos Marchena (fichó por Deportivo La Coruña), Wakaso Mubarak (se fue al Espanyol) y el joven Gonzalo Castellani, que seguirá su carrera en Godoy Cruz de Argentina.

En cambio, los últimos tres jugadores que han salido lo han hecho con respectovas cesiones: Nicki Bille (a Rayo Vallecano), Jonathan De Guzmán (jugará un año en el Swansea) y Joselu, que fichó por el Córdoba.

El éxodo de jugadores amarillos prosiguió con el acuerdo para la cesión del colombiano Cristian Zapata al Milan, y no se descarta que pueda haber alguna otra venta de ocasión en el escaparate de saldos en el que se ha convertido el Villarreal. Se esperan noticias (es decir, ofertas) por Javier Camuñas y Giuseppe Rossi. Por contra, de momento sólo se ha producido un fichaje de un jugador de categoría, aunque ya esté veterano y regrese a El Madrigal para acabar su carrera, como es el caso de Javi Venta.

Habrá más llegadas, evidentemente, pero bajo la clara premisa de no comprometer las finanzas del club. En el hundimiento del Submarino tras la caída a la Liga Adelante, al menos se han podido vender las principales joyas.

Artículos relacionados