thumbnail Hola,

Josu Urrutia deberá tomar decisiones muy delicadas para el futuro del equipo rojiblanco

 Gorka Posada
 Editorial | Athletic Club
Síguele en

Se avecina tormenta en el Athletic Club de Bilbao a cuenta de la renovación de varios de sus jugadores importantes. Fernando Llorente habría pedido la salida del club, el representante de Javi Martínez declaró que el navarro estaría dispuesto a ir al Bayern Munich, Amorebieta no está conforme con la renovación que le plantea el Athletic y su destino podría ser Liverpool y la ampliación de contrato de Susaeta se está demorando, pero todo apunta a que éste último firmará.

Ningún jugador se ha pronunciado al respecto, nadie niega ni afirma nada. Silencio total también en la directiva y en el cuerpo técnico del club, parece no haber preocupación alguna. Hace unos años, con Fernando García Macua y Joaquín Caparrós al frente, el Athletic reaccionó muy molesto a todos los rumores que vinculaban a Fernando Llorente con el Real Madrid. "A nadie le gusta que le vistan a un jugador suyo con otra camiseta en la portada de un periódico", declaró el técnico de Utrera.

Ahora mismo, Josu Urrutia, actual presidente del conjunto rojiblanco, tiene una patata caliente en el vestuario. Las cifras que se manejan por la venta de los jugadores serían las siguientes: Amorebieta (14mill.), Llorente (20mill.) y Javi Martínez (26mill.). 60 millones de euros que vendrían muy bien a cualquier entidad. Con este dinero, el Athletic podría invertir en Lezama, pagar parte de San Mamés Barria (el nuevo estadio de San Mamés), sanear las cuentas e incluso fichar a algún que otro refuerzo.

La parroquia rojiblanca está algo confusa con tantas idas y venidas de los representantes en busca de un aumento de sueldo desproporcionado, ya que en cualquier otro equipo, si la intención de un futbolista es la de irse, se va. Pero con la política de fichajes que mantiene el club de Ibaigane, la salida de sus jugadores importantes es más costosa.

Si el Athletic se echa atrás y acepta las condiciones de los futbolistas, sería una temporada ilusionante, pero si por el contrario se mantiene en sus trece y traspasa a alguno de sus futbolistas, el conjunto rojiblanco tendría un futuro tranquilo y prometedor, con la mayoría de las cuentas saneadas e invirtiendo en la cantera, que es de donde han salido jugadores como Llorente, Amorebieta, Susaeta, Muniain o Iraola, entre otros.

En resumen, si los jugadores quieren desvincularse del equipo de toda su vida deberían de dejar de marear la perdíz y hacerlo. Gracias por defender los colores y buena suerte. De lo contrario, alguien tendría que salir a la palestra y tomar medidas de todo lo que se está diciendo, ya que es una falta de respeto al Athletic Club de Bilbao, una entidad histórica en el fútbol español.

Artículos relacionados