thumbnail Hola,

El regreso del brasileño a San Siro es una posibilidad que el club Rossonero sólo debería plantearse dadas unas circunstancias que exponemos a continuación

ANÁLISIS

Filippo Inzaghi acaba de asumir el cargo de entrenador del Allevi Nazionali del AC Milan. Ante el interés del club Rossonero de volver a hacerse con los servicios de Kaká, el legendario goleador italiano ha servido, con sus declaraciones, como portavoz de un gran grupo de seguidores. Inzaghi admitió ayer que "como milanista, una posible vuelta de Kaká le pone la piel de gallina".

Es entendible tal nivel de emoción. Después de todo, Kaká se convirtió durante su estancia de seis años en San Siro en héroe de la Curva Sud, parte del estadio milanista. El brasileño se consolidó durante esa época como uno de los mejores jugadores del mundo, se llevó el Balón de Oro en 2007 y anotó 95 goles en 269 en todas las competiciones.

Sin embargo, Kaká no es ahora el mismo jugador que abandonó la capital lombarda hace tres veranos para fichar por el Real Madrid. Los aficionados milanistas son conscientes y no permitirán ora locura después de haber dejado marchar a los dos mejores jugadores de la plantilla: Zlatan Ibrahimovic y Thiago Silva.

¿Puede Kaká ofrecer todavía sus mejores prestaciones? Sin duda. Pero debe haber unas condiciones que marquen el regreso del jugador de 30 años a Milán. De hecho, aquí van las razones que Goal.com expone como sensatas para que el brasileño vuelva a San Siro.

UN PRECIO ADECUADO

Preocupa que en España se esté hablando de un traspaso valorado en una cifra en torno a los 20 millones. Por un lado, para el Milan sí supondría un negocio, ya que compró al brasileño en 2003 por 8'5 millones de euros (¡o de cacahuetes, como Silvio Berlusconi los describió en su momento!) antes de venderlo al Real Madrid por 65 'kilos'. Sin embargo, ¿puede el Milan invertir en un jugador que apenas ha disputado 65 partidos en tres temporadas y ha bajado su nivel acusando las lesiones que ha padecido durante esta época?

UNA FICHA REBAJADA

El Milan se vio obligado a vender a Ibrahimovic y Thiago Silva para sanear las cuentas del equipo. Por lo tanto, no sería muy bien visto que los 'Rossoneri' gastaran ahora 20 millones de euros en un jugador de 30 años, cuyos mejores días quedan muy lejanos en el tiempo. Además, está el problema de la ficha. La estrella de la Seleção tiene un sueldo de 10 millones anuales en el Santiago Bernabéu. Pagar ese sueldo a Kaká sería una burla a las promesas de las nuevas directrices para llegar a la estabilidad económica. A pesar de ello, el club mantiene la esperanza de que el jugador, dado su carácter, acepta una rebaja salarial con tal de llegar a un acuerdo.

NO SERÁ EL ÚNICO FICHAJE MILANISTA

Otra de las razones por las que el Milan debe evitar pagar una fortuna por Kaká es que necesita reforzar otras zonas. En el actual estado económico, los 'Rossoneri' no se pueden permitir el lujo de desperdiciar un sólo céntimo de euro. El dinero conseguido con la venta de Ibrahimovic y Thiago Silva debe servir para compensar el equipo con las compras. Además, una larga lista de jugadores ha dejado el Milan, entre otros, Alessandro Nesta. Así, la defensa ha quedado prácticamente desolada.

La necesidad, ya extendida en el tiempo, de un lateral izquierdo de garantías, sigue sin resolverse. Por otro lado queda el ataque... Si el Milan pretende tener opciones de ganar la Serie A esta temporada, necesita un goleador. Galliani ya ha prometido que encontrará relevo para Ibra, pero Kaká no llegaría para tapar esos huecos prioritarios.

UTILIZADO EN SU POSICIÓN


Sin duda, el brasileño está capacitado para liderar el ataque rossonero otra vez. En su momento, Kaká fue la joya de la corona en Milán, un jugador capaz de romper cualquier defensa rival con sus pases y su juego vertical y directo. En caso de que volviera a San Siro, es innegable que Kaká debería jugar en tres cuartos de campo.

Así pues, el Milan debe plantearse y pensarse mucho la contratación del brasileño teniendo a Kevin-Prince Boateng en plantilla, quien ha sido la referencia en tres cuartos de campo en los últimos doce meses. ¿Habría un sitio para Kaká si Masimiliano Allegri alinea al ghanés como mediapunta en su 4-3-1-2? Además, habiendo sido el suplente de Mesut Ozil las últimas dos temporadas en Madrid, lo último que desea Kaká es llegar a otro club para actuar como reserva.

QUE LA GENTE SEA REALISTA

En lo poco que pudo demostrar Kaká la pasada temporada en el Real Madrid, se vio que mantiene su inteligencia y el gran talento que atesora. Sin embargo, las lesiones han minado a un jugador que ya suma 30 años y nadie debe esperar un milagro si decide regresar al Milan.

Y lo más importante, Galliani cometería un error si considera a Kaká como la base de este 'nuevo' Milan que quieren construir de cara al futuro. Sería un insulto para la inteligenica de los aficionados. El brasileño sería bienvenido, pero sólo como parte del proyecto, no como la piedra angular del mismo.

Sigue a Mark Doyle en

Relacionados