thumbnail Hola,

El Barcelona ha declarado un superávit de 48.8 millones de euros, un registro récord para el club; debería usarlos para ir renovando su plantilla

 Pilar Suárez
 Editorial | Barcelona
Síguele en

En dos años, el Barcelona ha logrado reducir la deuda en 100 millones de euros y el objetivo es que en dos o tres años más, la deuda se rebaje a 200 millones. El vicepresidente Javier Faus, ya ha dicho que el Club deberá ser muy cauteloso en las próximas decisiones económicas que se tomen.

Un nuevo Camp Nou se encuentra en la lista de espera de las modificaciones que debe realizar el club, un nuevo estadio también se está analizando, pero como ya ha dicho el presidente Sandro Rosell, la decisión se deberá tomar conciensudamente porque ese será el último cambio que se haga al coliseo.

Mientras el Camp Nou envejece, muchos de sus jugadores también lo hacen. Carles Puyol y Xavi Hernández, dos de los pesos pesados del Club no tendrán posiblemente muchos más años vistiendo la camiseta azulgrana en el campo y el Barcelona podría pensar en contemplar a los posibles sustitutos.

El presupuesto para las próximas temporadas para realizar fichajes es de 40 millones de euros y se pretende no sobrepasar la cifra. Pero el precio de los jugadores en el mercado es cada vez más elevado y el club se ha enfrentado a grandes desembolsos cuando ha querido hacerse de los servicios de jugadores en los que ha apostado para el futuro, como lo ha hecho con Alexis Sánchez y Cesc Fàbregas.

Hoy el Barcelona se encuentra con la traba de los 40 millones de Javi Martínez, el precio es alto para un jugador tan joven que deberá adaptarse a los culés y es posible que el equipo decida finalmente no fichar a nadie si no encuentra un jugador con las características que necesita y con el precio que puede pagar.

La polémica por el tema económico y los fichajes ya sucedió en la última época de Johan Cruyff como entrenador. La idea del entonces técnico, era completar una plantilla con cracks y con jugadores de la plantilla, algo que al entonces presidente azulgrana José Luis Núñez no le convencía del todo y la polémica se suscitó.

El holandés quería hacerse con Zinedine Zidane y el también francés Youri Djorkaeff, pero Núñez no quiso fichar a los jugadores argumentando que esos fichajes “los podría hacer mi portera”. La respuesta de Cruyff fue que "el dinero debía estar en el campo, no en el banco". La misma política de contención de salarios hizo que grandes estrellas como Maradona, Schuster, Milla, Ronaldo y Stoichkov se fueran del equipo.

En conclusión, el Barça debe fichar bien aunque también debe ahorrar en los costos de los fichajes. Es una realidad que los equipos saben quién es el Barcelona y por ello intentan subir el precio de los jugadores. A veces el Club podría hacer un esfuerzo para traer a la gente que la afición y socios quieren ver en el Camp Nou porque la gente se quiere ilusionar con las estrellas que brillan en otros equipos.

Hoy muchos sueñan con Javi Martínez, Mats Hummels y otros posibles herederos del testio de Puyol, pero no es claro que el Barcelona quiera hacer la inversión tan alta en este momento, aunque tal vez sería el mejor momento para empezar a planearlos.

Artículos relacionados