thumbnail Hola,

El jugador del Castilla fue elegido mejor jugador del Europeo Sub-19, quedó como máximo goleador, y fue el que marcó el gol del triunfo en la final. Ha jugado 21 minutos con Mou

 Alberto Piñero
 Editorial | Real Madrid
Síguele en

 España no se cansa de ganar. Después de alzarse con la Eurocopa de naciones celebrada este pasado mes de junio en Ucrania y Polonia, la selección española Sub-19 se ha coronado también como campeona de Europa de la categoría tras vencer este domingo a Grecia en la final disputada en Tallin (1-0). Un partido que vino a demostrar la tremenda superioridad de La Rojita por encima no sólo de Grecia, sino de todo el resto de selecciones a las que se ha cruzado por el camino. Hay futuro en España. Y mucho.


Y dentro del éxito coral de la selección española Sub-19, hay un jugador que ha destacado por encima de todos: Jesé Rodríguez, junto con Gerard Delofeu las dos estrellas que han tirado del carro español en todo momento. Un madridista y un barcelonista, unidos por y para el triunfo. Siendo el atacante canario del Real Madrid elegido como mejor jugador del torneo, y habiéndose coronado como el máximo goleador también después del gol ante Grecia en la final. El único, el que le valió el triunfo a la selección.

La guinda a un torneo extraordinario de Jesé Rodríguez que vino a confirmar las buenas sensaciones que lleva dejando en Valdebebas desde que aterrizó en la capital española. Muy ambicioso, con potencia, velocidad, mucha técnica y muy habilidoso, tiene un buen disparo, desde hace tiempo le comparan con Cristiano Ronaldo por sus aptitudes futbolísticas, pero también por sus gestos y su actitud sobre el césped. Y lo cierto es que, como sucede en el primer equipo con el portugués, el canario es también la perla que más brilla en toda La Fábrica.

El verano pasado subió desde el Juvenil A campeón de liga al Castilla, en Segunda B, donde tardó poco en convertirse en uno de los pilares del equipo de Alberto Toril. Ha jugado cuarenta partidos y marcado 11 goles con el filial blanco. Y siendo el canterano que más partidos ha jugado con el primer equipo esta temporada, apenas ha jugado unos minutos sueltos en realidad: en Copa ante la Ponferradina, y en Liga ante la Real, más allá de la pretemporada en Los Ángeles, donde ya marcó un gol incluso. En total, 21 minutos en partido oficial. Más que nadie por encuentros, pero quizás poco para lo que demuestra partido tras partido con el filial, y este verano con la selección española.

Sea como fuere, Jesé Rodríguez ya ha puesto sus credenciales sobre la mesa. Poco más se le puede pedir. José Mourinho ya ha visto lo que es capaz de dar al Real Madrid, y ahora la pelota está en su tejado. Para el año que viene, el técnico de Setúbal estaba meditando muy seriamente contar con él de forma casi definitiva para el primer equipo. Aunque con la inclusión de Álvaro Morata, tampoco se descarta que el canario salga este verano del club en forma de cesión, para poder sumar minutos y curtirse en el fútbol de élite. Tiene todavía muchísimo margen de mejora, y desde el club se le quiere motivar y forzar a seguir dando pasos hacia adelante en su formación. De una u otra manera.

Él lo tiene claro. "Yo, a nivel de clubes, obviamente quiero mejorar y mejorar a medida que el tiempo pase” explicó en una entrevista con UEFA hace una semana, para luego mandar un mensaje aún más nítido tras la final de este domingo: "Mi equipo es el Castilla, pero Mourinho sabe que tiene gente de calidad en la cantera y que puede tirar de ella cuando quiera". Un lema muy cierto pero que tiene poco recorrido en lo que respecta al primer equipo. De hecho, aún está muy presente el caso de Pablo Sarabia, que siendo elegido el año pasado como el mejor jugador del Europeo Sub-19 donde España fue también campeona, poco después fue vendido al Getafe. ¿Será distinto esta vez?

Relacionados