thumbnail Hola,

No son demasiados los futbolistas que se desmarcan de las pautas de lo políticamente correcto

 Iago Lago
 Editorial| Fútbol Mundial
Síguele en

Corren malos tiempos en el mundo y, sobre todo, en España en cuanto a economía y progreso social. Con casi uno de cada cuatro españoles en paro y más del doble de esa cantidad si se trata de menores de 30 años, una gran parte de los ciudadanos del país se encuentra asfixiada por deudas, hipotecas y facturas que subieron hasta límites insospechados para echar por tierra los sueños de muchos.

Esta situación excepcional actual afecta a todos los aspectos de la sociedad y el fútbol está incluído, aunque no lo parezca. Si bien la situación no ha llegado al punto de que los jugadores no lleguen a fin de mes, el cierto que muchos clubes se han visto sorprendidos por sus deudas y, ahora, se encuentran en situaciones económicas comprometidas que en algunos casos llegan al extremo, como en el del Glasgow Rangers.

En estos tiempos en los que el más débil se siente desprotegido, el ciudadano de a pie espera que los famosos, los intelectuales, los periodistas y, también, los futbolistas y cualquiera que pueda disponer de una situación privilegiada para alzar la voz lo haga para recordar y protestar por la grave situación en la que muchas personas se encuentran.

A pesar de lo simple que puede resultar decir una frase de apoyo o escribir un simple mensaje en las redes sociales y de lo que ayuda y reconforta a los que peor lo están pasando, pocos son los jugadores de fútbol que han mostrado en alguna ocasión mayor conciencia social que visitar un hospital, montar un campus deportivo para jóvenes o, simplemente, dar dinero, algo relativamente sencillo para quien cobra un sueldo que se mide en millones de euros anuales.

Evidentemente, estos últimos también son actos sociales muy loables y valorados que hacen feliz a mucha gente, aunque en esta ocasión buscamos casos en los que comprometerse con la sociedad llega a significar eso mismo literalmente, 'comprometerse', ya sea participando activamente con sus propias manos o mojándose con declaraciones o actos que podrían no estar tan bien vistos por el entorno elitista del mundo del fútbol.

DAVID VILLA, EL GUAJE QUE NO OLVIDA SUS RAÍCES


Aunque no lo parezca, muchos de los mejores jugadores del mundo y, por lo tanto, de los mejores pagados, han salido de los países y entornos más pobres del planeta. En el pasado niños que apenas tenían una botas que calzar y un balón decente con el que jugar al fútbol, actualmente conducen coches de alta gama, viven en las mejores casas y visten las mejores firmas de moda a pleno derecho, aunque en ocasiones, lamentablemente, parezcan querer olvidar o incluso borrar su humilde pasado, probablemente no en su conciencia, pero sí en su comportamiento de cara a la sociedad.

Debido a esto, el simple hecho de que David Villa tenga siempre presente a Tuilla, un pueblo humilde y trabajador de Asturias, es digno de admiración. El Guaje, que significa en jerga minera niño y ayudante de minero, procede de un entorno marcado por el pico, el trabajo duro y las condiciones más desfavorables.

Es por esto por lo que el delantero del FC Barcelona, sin duda uno de los mejores jugadores del mundo, no sólo no olvida sus raíces, sino que se aferra a ellas con todas sus fuerzas cuando la sequía laboral azota duramente a los que trabajan en un gremio en el que, de no haber sido futbolista, él mismo podría estar intentando luchar por el simple hecho de tener la posibilidad de matarse a trabajar dejándose la salud en el camino.

El Guaje no sólo mostró su total apoyo desde las redes sociales a la Marcha Negra que llegó hasta la capital de España para protestar por una situación injusta e inadmisible, sino que viajó a su tierra para vivir en primera persona el encierro de unos mineros que llevan mes y medio poco menos que en cuarentena para protestar por la situación de su gremio laboral y además, participó en diversos actos en favor de este colectivo particularmente azotado por la crisis económica de este país.

MARIO BALOTELLI AYUDA A LOS MÁS NECESITADOS


Si bien citábamos antes que muchos de los futbolistas que acumulan mayor riqueza y se encuentran actualmente más desvinculados de la sociedad provienen de los lugares más pobres de la tierra, este caso no suele tener la misma sintonía cuando hablamos de África, probablemente el lugar más duro del planeta para ser un niño, crecer y salir adelante.

Son muchos los jugadores africanos que regresan a sus respectivos países para ayudar con diferentes medidas sociales, siendo las raíces negras especialmente profundas y sentidas, incluso en el caso de Mario Balotelli, futbolista del Manchester City de nacionalidad italiana.

A pesar de su carácter, en ocasiones caprichoso y desfachatado, Balotelli tiene muy presente sus orígenes africanos y muestra siempre que puede su agradecimiento a la familia Balotelli, que lo acogió en su seno y le permitió alcanzar la élite mundial del fútbol.

A un lado todas sus locuras, Mario Ballotelli siempre se ha mostrado muy concienciado con el problema de racismo que se sufre en Italia, Inglaterra y toda Europa, y es uno de los pocos futbolistas que ha anunciado públicamente que abandonará cualquier terreno de juego en el que escuche cánticos racistas.

Por otro lado, Balotelli, en una ocasión, preguntó a un niño que fue a pedirle un autógrafo por su situación en el colegio y, al enterarse de que este sufría Bullying en clase, decidió acompañar al joven con la madre a su escuela, donde pidió reunirse con el director y los otros niños que causaban estos problemas para tratar de solucionar la situación.

Balotelli también entregó en una ocasión 1.000 libras a un mendigo, así como ha donado grandes cantidades de dinero a diversos aspectos de la beneficencia e incluso se llegó a rumorear en Inglaterra que en Navidad se viste de Santa Claus para repartir dinero y regalos a quienes más lo necesitan, rumor que no fue desmentido por Mancini ante la prensa.

SÓCRATES Y POVES, LOS MÁS VALIENTES


No sólo David Villa y Mario Balotelli son futbolistas caritativos, comprometidos y concienciados con los problemas de la sociedad, sino que, por suerte, existen muchos otros, entre los que se encuentran los casos más extremos de Sócrates y Javi Poves, de los que ya hablamos en Goal.com en el pasado.

El ex jugador brasileño, fallecido en 2011, lideró en el Corinthians un movimiento contra el régimen militar que azotó Brasil durante la década de los 70' y los 80' conocido como la "Democracia Corinthiana", con mensajes políticos como “Democracia”, “Quiero votar a mi presidente” o “Derechos ya”.

Por otro lado, y aunque realmente no es que haya ayudado a nadie, es digno de mención el caso de Javi Poves, el jugador madrileño del Sporting que lo dejó todo en 2011 por una crisis y moral y profesional tras sentirse decepcionado por el mundo del fútbol que lo rodeaba.

“En el fútbol todo es dinero, está podrido, y se te quita la ilusión”, aseguró el jugador de fútbol para explicar los motivos que lo llevaron a colgar las botas al comienzo de su carrera como futbolista profesional.

No parece sencillo alzar la voz en el mundo del fútbol para realizar denuncias de tipo social, aunque siempre hay valientes que lo hacen y a ellos les está agredecida mucha gente. Los indignados también son otros futbolistas de nuestro tiempo.

Sigue a Iago Lago en Follow adrianboullosa on Twitter

Relacionados