thumbnail Hola,

Con el arribo del ex lateral izquierdo del Valencia, Tito Vilanova tiene que incorporar un zaguero de categoría y no buscar a nadie más. Los culés tienen con qué ser los mejores

 Nicolás de Marco
 Editorial | Liga BBVA
Síguele en

“Jordi Alba y un defensa central. Nada más”. Esas pudieron y debieron ser las únicas palabras de Tito Vilanova a Sandro Rosell en cuanto a los fichajes de su nuevo FC Barcelona. El presidente ya ha cumplido con el entrenador azulgrana devolviendo al lateral izquierdo al Camp Nou. Por 14 millones de euros, el conjunto catalán se hizo con los servicios de uno de los mejores jugadores de España en la Euro 2012 y, así, suplirá con creses la baja por enfermedad del francés Eric Abidal.

El ahora ex futbolista del Valencia, formado en La Masía, es una de las dos piezas elementales que necesitaba el Barcelona para seguir siendo temible. Para continuar portando el cartel de máximo favorito a todo. Con Jordi en la banda, ahora hay que pensar en la contratación de un central de garantías para aspirar a lo que no existe: la perfección. Esa que tantas veces rozó con Pep Guardiola en el banquillo. Habiendo renovado con el Milan el candidato número uno, Thiago Silva, hay por lo menos tres nombres a buscar. Son los de Javi Martínez, Holguer Badstuber y Thomas Vermaelen.

La prioridad debería ser el defensa del Athletic de Bilbao. Por características técnicas y, sobre todo, porque conoce la Liga española como ninguno de los otros dos apellidos. Además, el estilo de Javi Martínez se adaptaría a la perfección en el Camp Nou. Se trata de un centrocampista por naturaleza, retrasado a la zaga desde la llegada de Marcelo Bielsa al banquillo vasco. Esto garantiza una correctísima salida de la pelota desde la última línea, especialidad de Gerard Piqué, con quien podría hacer una excelente pareja central. El hombre con pasado en Zaragoza y Manchester será una fija en el once azulgrana y lo que se necesita es alguien para colocar a su lado.

Las lesiones y la edad de Puyol obligan a pensar en un fichaje de categoría. Sólo con Piqué y Mascherano no bastará, y Muniesa y Fontás, los otros dos centrales que dispone la plantilla del Barcelona, son todavía muy jóvenes como para confiar ciegamente en ellos. Badstuber -23 años- ya es líder del Bayern Múnich y hasta de la selección alemana. Vermaelen -26 años- dio indicios en el Arsenal de que ninguna camiseta le quedaría grande.

¿El mediocampo y la delantera? A entrenador no le hace falta nada más. Tendrá el hermoso dilema de elegir seis jugadores de un extenso y majestuoso menú. Solamente Busquets, Thiago Alcántara, Xavi, Fábregas, Cuenca, Tello (si no se va al Atlético), Afellay, Iniesta, Alexis Sánchez, Villa, Pedro y Messi conforman una docena envidiable.

Lo escribe un servidor, pero más claro lo tiene Vilanova: el negocio era Jordi Alba y un defensa central. Nada más.

Artículos relacionados