thumbnail Hola,

Las llegadas de los técnicos han supuesto un cambio radical en la dinámica de ambos conjuntos que desembocó en títulos al final de la temporada

EDITORIAL

Atlético de Madrid y Chelsea han vivido una temporada atípica y llena de altibajos que ha terminado con final feliz: tras una peregrinación en el desierto durante los primeros meses de competición, ambos conjuntos han sido capaces de resurgir de sus cenizas.

Los mayores responsables del drástico cambio de guión vivido en Madrid y Londres han sido Diego Simeone y Roberto Di Matteo. Aunque nadie contaba con ellos en verano, su irrupción ha sido clave para que lo que parecía una tragedia griega en septiembre haya pasado a ser una gesta histórica.

Chelsea, campeón
Di Matteo no se lo creía
Y es que cambiar de técnico se ha convertido en sinónimo de éxito esta temporada en Europa, justo en la en el año en el que conseguir alzar la "Orejona" en Champions o la Europa League parecía más complicado para los dos campeones...

El Chelsea se vio obligado a superar por la mínima a conjuntos destinados a triunfar en la máxima competición continental, como Barcelona o Bayern de Múnich, mientras que el Atlético se aprovechó de eliminaciones sonadas como la del Manchester City y Manchester United para lograr el título al conseguir dejar por el camino a Valencia o Athletic de Bilbao.

Sin embargo, esta historia que ha mantenido un gran paralelismo a lo largo de los meses comenzó de forma muy diferente: mientras que André Villas-Boas se puso a los mandos de un gigante diseñado para el éxito, Gregorio Manzano tomó las riendas que una nave que viajaba a la deriva después de un verano convulso sin contar siquiera con la confianza de su junta directiva.

Tanto el técnico portugués como el jienense fueron destituidos después de que los resultados en sus respectivas ligas dejasen mucho que desear: el Chelsea quedó fuera de la lucha por el título en la Premier, mientras que el Atlético fue eliminado en la Copa del Rey y se alejaba cada vez más de los puestos de privilegio en la tabla.


"Ganamos la final de la Europa League cuando Simeone nos miró a los ojos"

- Mario Suárez, centrocampista del Atlético

La destitución de ambos entrenadores provocaron que la dinámica perdedora de ambos conjuntos cambiase completamente, aunque con matices muy diferentes...

Simeone apostó por el fútbol, otorgando más libertad a los jugadores creativos para generar ocasiones y trazando un estilo más sencillo, basado en el contragolpe y la presión, que fue entendido muy pronto por todo el grupo.

Por su parte, Di Matteo optó por el sacrificio y la brega. Sin un juego con pretensiones a nivel estético, el Chelsea decidió aprovechar cada uno de los errores del rival explotando el talento de Drogba como único punta, dotando de especial énfasis a la labor defensiva y cediendo el liderazgo a la "vieja guardia" del vestuario.



Pese a que la receta fue muy diferente, los resultados fueron los mismos: el Chelsea se proclamó campeón de la Liga de Campeones por primera vez en su historia y, de paso, alzó la FA Cup ante el Liverpool para rubricar una temporada inolvidable en Stamford Bridge.

Mientras, el Atlético reverdeció laureles dos temporadas más tarde tras un nuevo triunfo en la Europa League, permitiendo a la afición colchonera celebrar un título con Neptuno y recuperando gran parte de su prestigio en el viejo continente.

El único precedente en la historia en el que dos entrenadores llegados a mitad de temporada lograron los dos grandes títulos en Europa data de 1960 y tiene como protagonistas a dos equipos españoles: Real Madrid y FC Barcelona lograron alzarse con la Copa de Europa y la Copa de Ferias de la mano de Miguel Muñoz y Enric Rabassa, respectivamente.

Ahora, Di Matteo y Simeone vivirán su particular reto en la final de la Supercopa de Europa: el italiano y el argentino tendrán ante sí la oportunidad de lograr un nuevo título y seguir reivindicándose. ¿Quién de los dos agigantará su leyenda de "entrenador milagro"?

SIMEONE VS DI MATTEO

Argentino NACIONALIDAD
Italiano
Contragolpe SU PRIORIDAD Defensa
Gregorio Manzano PREDECESOR
André Villas-Boas

Sigue a Adrián Boullosa en Follow adrianboullosa on Twitter

Relacionados