thumbnail Hola,

El delantero argentino, resuelto a obtener una mejora salarial que ya sabe no obtendrá, tensará la cuerda hasta el final con la opción de la salida en primer plano

De todos los goleadores infravalorados del mundo, Gonzalo Higuaín es el mejor. En su sexta temporada en el Real Madrid, el argentino sigue desmintiendo a sus críticos a base de engordar una cuenta anotadora que ya le fija en el puesto 17 en la historia del club. Su voracidad le emplaza a dar caza con brevedad a mitos como Ronaldo, con sólo una diana más que él. 104 por 103.

Si sus cifras son categóricas, sus apariciones clave en momentos cruciales elevan su hoja de servicios. No obstante, estos datos parecen insuficientes. Como ocurriera con Fernando Morientes en la pasada década, cada verano asoman en la parrilla nombres dispuestos a doblegar a Higuaín. A sus 24 años, el jugador parece decidido a tensar la cuerda en la negociación por obtener una mejora salarial. A día de hoy, se ve más fuera que dentro.

Ayer, como ya hiciera en Pamplona hace cuatro campañas, volvió a firmar un gol decisivo para certificar la Liga número treinta y dos en la historia blanca. Pese a la algarabía del momento, Higuaín, más taciturno que de costumbre, se desmarcó con una declaración enigmática cuando fue cuestionado por su futuro. “Tengo muy claro lo que voy a hacer”, expresó el argentino, que tiene contrato hasta verano de 2013, en los micrófonos de la Cope.

Es el 'Pipita' uno de esos futbolistas que afronta reválidas personales casi en cada partido. No a ojos del Bernabéu, que lo considera uno de los suyos, sino para Florentino Pérez, quien siempre ha sido displicente en el escrutinio del argentino, contratado por la anterior directiva. El presidente, encara desde el inmovilismo la revisión contractual que busca el delantero. Higuaín, con una ficha en torno a los 4,5 millones, se siente agraviado en la relación salario/rendimiento respecto a otros componentes de la plantilla. El club ya ha hecho saber al entorno del jugador que no obtendrá lo que reclama. El favoritismo de Florentino hacia Benzema y la escalada del francés a ojos de Mourinho, sitúan a Higuaín en una posición que le hará tensar la cuerda. Pretendido por algunos de los clubes más ricos de Europa, el punta argentino está resuelto a abandonar el Madrid en caso de no alcanzar el aumento de sueldo.


           Goleador nato | El 'Pipita' suma un tanto cada 77 minutos esta temporada

En su periplo en la capital de España, Higuaín se ha sobrepuesto a dificultades de naturaleza dispar. El Pipita ha sido capaz de soportar y vencer la competencia con delanteros como Raúl, Van Nistelrooy, Huntelaar o Adebayor, se ha sobrepuesto a una operación de hernia discal que hipotecó la viabilidad de su carrera y se ha enfrentado a los recelos, primero de la afición, que lo catalogó de fallón, siempre del presidente, y ahora de Mourinho, su principal valedor el curso pasado. El portugués, que quiso desprenderse de Benzema el verano anterior, ha relegado a Higuaín a un papel de meritorio en los partidos clave del curso. Una participación residual en la eliminatoria contra el Bayern y una aparición para perder tiempo en el Camp Nou resumen la pérdida de preponderancia del argentino para su entrenador.

En su fuero interno, Higuaín sospecha que Mourinho está encaminado a plegarse a los deseos de su presidente y no va a defender su continuidad. Si el año pasado el entrenador claudicó a mantener a Benzema para obtener sus propias pretensiones de poder, Higuaín es consciente que el portugués medita entregar su cabeza a Florentino en pos de seguir solidificando su aglutinación de poder en el Real Madrid. Después de la consecución de la Liga, en la que Higuaín ha firmado un promedio de un gol cada 77 minutos, la retroalimentación Mourinho-Pérez es más fuerte que nunca y el futuro del Pipita en el Real Madrid, cada vez más incierto.

Relacionados