thumbnail Hola,

Chelsea quedó en la historia por ser el primer campeón defensor en quedar eliminado en fase de grupos y Manchester City, ganador de la premier, se fue del torneo sin victorias

Desde aquel Milan poblado de holandeses que logró el bicampeonato de Europa en 1990 que un equipo no logra ganar la Champions League dos veces consecutivas. Juventus estuvo cerca de lograrlo en 1997, año en el que llegó como campeón defensor a la final, pero cayó estrepitosamente ante Borussia Dortmund y no pudo volver a levantar la orejona.

En esta edición, la incertidumbre de saber si el último ganador del torneo más importante de Europa repetirá la conquista se diluyó más temprano que nunca porque Chelsea, a pesar de la goleada ante el Nordsjaelland, quedó tercero en su grupo debido a que igualó en puntos con el Shakhtar Donetsk y como el conjunto ucraniano le convirtió dos goles de visitante en Stamford Bridge, se quedó con el segundo lugar del grupo E aunque perdió por la mínima ante Juventus, que terminó como líder del grupo.

El traspié del equipo ahora dirigido por Rafa Benítez, que sucedió a Roberto Di Matteo, fue sin dudas el que más impacto causó porque además de ser el último campeón, la única baja significativa que tuvo con respecto a la temporada pasada fue la falta de Didier Drogba -vendido al Shanghai Shenhua de China- pero la llegada del talentoso belga Eden Hazard y su combinación con Juan Mata hacían de los blues un equipo interesante. De todos los eliminados en primera ronda, sólo el equipo inglés y el Cluj rumano sumaron 10 unidades, al igual que Celtic, Galatasaray y Arsenal, que sí clasificaron en sus respectivos grupos, y dos más que Milan, otro gigante que entró con lo justo a octavos de final detrás del sorprendente Málaga.

¿Se puede hablar de mala suerte? Si se analiza la forma en la que quedó eliminado Chelsea, es probable que se arribe a esa conclusión. Sin embargo, al hacer un repaso por los seis partidos que disputó el conjunto londinense en la fase de grupos, además de los dos encuentros ante Shakhtar, hay una dura derrota por 3-0 ante Juventus en Turín. En un torneo tan parejo, donde sólo algunos equipos no estuvieron a la altura -Nordsjaelland es uno de ellos- es inconcebible tener una noche fatídica porque luego se paga con la eliminación. Por eso, aunque Chelsea haya goleado, tendrá que conformarse con los dieciseisavos de final de la Europa League.

Distinto a lo del último campeón fue lo de Manchester City, que no fue el fracaso más resonante justamente porque la eliminación del Chelsea lo opacó. El equipo de Roberto Mancini fue una sombra en la Champions League y pasó por la competencia como un equipo discreto, que no ganó ni un partido como local sino que empató los tres. Sería entendible si en la Premier League le sucediera algo similar a los Citizens pero lo paradójico es que en la liga local está segundo a tres puntos del Manchester United, su clásico rival, y es el único que aún no perdió en dicha competencia.

El único argumento que pueden utilizar los campeones de la Premier League es que les tocó el grupo más difícil de la Champions pero...¿qué otro equipo integrante de ese mismo grupo no dirá lo mismo? Borussia Dortmund, Real Madrid y Ajax tienen un denominador común al igual que el conjunto inglés: todos fueron campeones de sus ligas. Desesperación, errores infantiles y una llamativa falta del juego que mostró durante la temporada pasada son algunos de los factores que llevaron al City al papelón, porque al haber logrado sólo tres puntos en seis partidos no logró tan siquiera ocupar un lugar en los dieciseisavos de final de la Europa League, premio consuelo para los mejores terceros de la Champions.

También se puede tomar como fracaso lo de Ajax aunque en menor medida porque si bien ganó sólo un partido, claramente era el que menos potencial tenía del grupo D, que sorprendentemente -para algunos- quedó en manos de Borussia Dortmund, un equipo que seguramente nadie querrá enfrentar en octavos.

La tendencia de mayoría de equipos ingleses en las instancias finales de la Champions League no se repetirá en esta edición, lo que parece ser una burla del destino porque la gran final se jugará en el coqueto estadio de Wembley y sólo quedan Manchester United y Arsenal como representantes de Inglaterra. A pesar de los millones que valen sus jugadores y de las campañas en sus respectivas ligas, Chelsea y Manchester City cayeron antes de lo que pensaban e hicieron mucho ruido. Este certamen es tan apasionante que todos los años regala imprevistos como estos y quizá ésa sea la razón por la cual es la competencia más atractiva del mundo.

Artículos relacionados