thumbnail Hola,

Para que el argentino pueda jugar en Francia, el club galo primero debe vender algún jugador. Cavani, Lavezzi y Pastore, piezas clave en la negociación

ANÁLISIS

Que en el fútbol rige el dinero ya se sabe, pero la UEFA rompió sus propios códigos y por una vez dejó de mirar para el costado y revolvió un poco para encontrar qué hay detrás de los petrodólares del París Saint-Germain.

Tras haber descubierto algunas irregularidades en ciertos contratos del club con empresas árabes, la decisión de la entidad que preside Michel Platini fue permitirle al PSG gastar “solamente” 60 millones de euros para incorporar a un jugador en este mercado. El elegido fue David Luiz y el gasto fue de 49,5 millones más 10 de variables según objetivos y logros. A partir de la firma del central, que ahora tiene tantos rulos como millones en el banco, empezó a regir el castigo por haber violado el Fair Play Financiero.

CON EL CARTEL DE VENTA
Jugador Club Valor de compra Contrato hasta
Ángel Di María Real Madrid €33M 2018
Edínson Cavani PSG €64,5M 2018
Ezequiel Lavezzi PSG €28,9M 2016
Javier Pastore PSG  €42M 2016
Marquinhos PSG  €31,4M 2018

¿De qué consta la sanción? Simple. Para comprar, primero hay que vender por el mismo valor. Es decir, por cada gasto multimillonario que quiera hacer el club parisino, deberá desprenderse de uno o más jugadores hasta reunir la misma cantidad de dinero y, a partir de esto, cada jugador se transformó en una pieza de este enorme rompecabezas.

Es casi un hecho que Ángel Di María ya no caminará por la Plaza Mayor ni por la Cibeles y conocerá la Torre Eiffel, pero su transferencia está ligada a una o más ventas. Como a Real Madrid no le interesa ningún jugador del PSG ni tampoco está dispuesto a ceder al Fideo a préstamo, quiere los billetes para recuperar algo de todo lo que desembolsó en este mercado de pases.

El jeque Nasser Al Khelaifi, dueño del club, tendrá que desprenderse de alguna de sus joyas y los candidatos son todos sudamericanos. Barcelona preguntó por el central Marquinhos, que como es joven y tiene futuro, está tasado en 42 millones de euros. Por el contrario, Edínson Cavani no viajó a la gira que el equipo hará por Hong Kong porque es inminente su pase al Manchester United. En su momento, PSG pagó por él 64,5 millones y si es vendido en una cifra similar, sería la pieza faltante que permita la llegada de Di María.

Si eso ocurre, no habría necesidad de vender a ningún otro, porque Real Madrid no se baja de 65 millones de euros, lo que sería la mayor venta de su historia y transformaría al Di María en el argentino más caro de la misma.

No obstante, un “pero” en una oficina de Manchester podría ponerle una traba al futuro de Di María en París. Por eso, en paralelo, directivos del PSG negocian con el Atlético de Madrid por Javier Pastore y también escuchan las preguntas de Inter por Ezequiel Lavezzi.

Manchester, Madrid, París y Milan. Estas cuatro ciudades tienen en este momento un punto en común: son las piezas de un rompecabezas multimillonario que al armarlo se podrá descifrar el futuro de varios jugadores y también de un puñado de clubes.

Artículos relacionados