Athletic revive viejos fantasmas de José Mourinho en el Santiago Bernabéu

El técnico vivió uno de sus peores momentos en el Real Madrid en la última visita de los rojiblancos cuando, después de perder en un Clásico, el público merengue le pitó
El Real Madrid recibe este sábado la visita del Athletic de Bilbao, un rival que inevitablemente trae buenos recuerdos al madridismo después del último enfrentamiento entre ambos. Y es que fue precisamente en San Mamés donde el equipo merengue cantó el alirón de la última Liga. Sin embargo, sólo hay que echar la vista un poco más atrás para refrescar otros momentos ni mucho menos tan jubilosos en la Casa Blanca.

Y es que fue en el anterior enfrentamiento entre Real y Athletic, esta vez en el coliseo merengue, cuando José Mourinho vivió uno de sus peores momentos como entrenador desde que llegara al club blanco. Pues fue en presencia de los hombres de Marcelo Bielsa cuando la afición del Santiago Bernabéu le dio la mayor de sus reprimendas al técnico luso.

El Real Madrid venía de perder en la ida de los cuartos de Copa del Rey ante el Barcelona (1-2), con un planteamiento tan raquítico como extravagante del técnico de Setúbal. Con Pepe de mediocentro en un trivote defensivo en la medular, y una línea de defensa formada por Altintop-Ramos-Carvalho-Coentrao, con el central portugués reapareciendo por sorpresa cuatro meses después. La derrota en el Clásico fue sonada como pocas.

Cuando, en el partido siguiente ante el Athletic hubo parte de la grada que coreó el nombre de José Mourinho, la mayoría del coliseo blanco silbó dichos cánticos en clara desaprobación con su hasta entonces siempre vanagloriado entrenador. La reacción del Bernabéu provocó una crisis en el Real Madrid, y más concretamente, en el propio José Mourinho. Y es que pasaron pocas horas hasta que desde su entorno se filtró a los medios que le había gustado tan poco esa reacción de su público, que estaba meditando su marcha en junio.

Eso fue un 22 de enero. Desde entonces, esos silbidos se han reproducido alguna otra vez, pero en una medida mucho menor. En buena medida porque, desde entonces, el Real Madrid protagonizó una escalada espectacular distanciándose a diez puntos del Barcelona en una Liga que acabaría ganando, alcanzando las semifinales en la Champions League, ganándole la Supercopa al propio Barcelona, y rozando además la machada en el Camp Nou en el partido de vuelta de esa misma Copa del Rey con uno de los Clásicos más emocionantes de los últimos años.

Y por otro lado los rumores interesados de la marcha de Mourinho se demostraron que eran solamente eso, interesados, pues poco después renovaría con el club blanco hasta el 2016, aunque no se anunciara hasta este mismo verano. Así las cosas, la situación de este sábado en el Santiago Bernabéu, pese a las urgencias por los resultados, no será ni mucho menos como la de hace diez meses.