thumbnail Hola,

La gran actuación del canario volvió a darle la razón al seleccionador, que no echó de menos al blue en ningún momento

OPINIÓN | SELECCIÓN

Pedro Rodríguez se convirtió en el héroe español en el partido contra Bielorrusia, gracias a su hattrick y su asistencia a Jordi Alba, que abrió el marcador en Minsk (0-4).

Fueron dos canarios los acompañantes de Cesc Fábregas, que volvió actuar como 'falso 9', al lado de David Silva y del citado Pedro. Andrés Iniesta entró por Silva en la segunda parte, para seguir disputando minutos y prepararse de cara al choque a Francia. Con el nivel mostrado, nadie echó de menos a Juan Mata.

Mucho se habló de la decisión de Vicente Del Bosque de excluir al blue, pero su decisión ha vuelto a salirle bien, una vez más, para demostrar de nuevo que el entrenador es el único que realmente sabe cómo están los jugadores, a pesar de las estúpidas e ilógicas críticas de algunos sectores de la prensa, inundados por su fanatismo o adversión por ciertas opciones.



Nadie duda de la calidad de Mata, pero un grupo campeón de Europa y del mundo, sólo los mejores pueden jugar, y ayer Pedro demostró que es mejor que Mata. El delantero azulgrana siguió la buena tónica que ya arrancó en el final de la pasada campaña y se vistió de crack. Muchos apuntaran al bajo perfil de Bielorrusia, pero Pedro siempre ha respondido con trabajo y esfuerzo, y dichos sacrificios a veces se ven recompensados con partidos como el de ayer.

Con la recuperación total de Iniesta, a Mata se le cierra todavía más la puerta. Ante Francia, el manchego se perfila como titular, y veremos quién le acompañará arriba, en lo que presume como una sana lucha entre canarios.

Sea como fuere, Pedro lleva ya varios partidos rozando la perfección con La Roja, con mucha solvencia y sorprendente definición, algo no habitual ni exigible para un jugador de sus características, supuestamente encargado de abrir campo y meter centros. Ante Arabia fue de los mejores y ayer volvió a brillar, demostrando a Del Bosque que, a día de hoy, no es necesario teñir La Roja de 'blue'.

Artículos relacionados